Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Articles recentes
Publicidad

Acné

Combatir el acné con la homeopatía

El acné aparece como consecuencia de problemas hormonales. Gracias a la homeopatía, afortunadamente es posible tratar y eliminar estas imperfecciones que son a veces molestas.

Vinculado a los trastornos hormonales, el acné aparece sobre todo durante la adolescencia, atenuándose o volviéndose crónico hacia la edad adulta. Aunque en muchos casos sólo el rostro se ve invadido por espinillas, algunas partes del cuerpo como la espalda o el torso también pueden verse afectadas. Afortunadamente, el problema puede ser tratado con productos cosméticos, farmacéuticos u homeopáticos.

El origen del acné

Tanto en el hombre como en la mujer, los cambios hormonales catalizan el exceso de secreción de las hormonas macho, llamadas andrógenos, que son excretadas por los ovarios en el caso de las mujeres y por los testículos en el de los hombres. Ello produce hiperseborrea, es decir exceso de secreción de sebo en los folículos pilosos situados bajo la epidermis, lo cual provoca hiperqueratosis. La queratina (una proteína) producida en los folículos pilosos se vuelve entonces demasiado abundante, tapa los poros y hace que se inflamen, lo que causa la aparición de acné y de puntos negros.

Queda claro entonces que el acné es principalmente de origen hormonal, lo que explica su aparición en dos períodos bien separados de la vida de una persona: durante la pubertad en el caso del acné juvenil, y hacia la cuarentena en lo que respecta a la rosácea. El estrés, la exposición al sol, la fatiga, o la manipulación de los puntos negros pueden agravar la enfermedad y provocar la infección de los comedones. La utilización de productos cosméticos no adecuados a la piel así como la adopción de algunos medicamentos pueden también favorecer el desarrollo del acné. Por el contrario, los medicamentos homeopáticos no producen tales efectos.

Los síntomas

El acné juvenil aparece sobre todo en la pubertad y se caracteriza por espinillas rojas, pústulas y puntos negros sobre los pómulos, el rostro, el mentón y a veces en el torso, el cuello y la espalda. Según las características de la piel, el acné juvenil puede durar desde unos meses hasta varios años. En efecto, el acné no desaparece necesariamente al final de la adolescencia y puede incluso volverse crónico, especialmente en algunas mujeres. La patología se acentúa o se atenúa según los cambios hormonales. En los problemas más graves, el acné viene acompañado de escozores y sensación de quemazón.

La rosácea se manifiesta como un eritema (enrojecimiento) en las mejillas, la nariz, la frente o el mentón, y cuando progresa puede también tomar la forma de pápulas (pequeños granos) redondas de color rojizo.  Con frecuencia, estas pápulas están acompañadas de puntos negros, pústulas, piel pálida y grasa y de sudoración abundante. Este enfermedad, en muchos casos crónica, tiende a acentuarse durante la menstruación, el embarazo y antes de la menopausia en el caso de las mujeres.

El tratamiento del acné juvenil

El acné juvenil puede ser tratado con varios productos homeopáticos, entre ellos Asterias Rubens, que está especialmente adaptado a los adolescentes de constitución linfática. Thuya occidentalis, por su lado, es eficaz para tratar el acné que se manifiesta principalmente en la parte baja de la cara (mentón y contorno de labios), en pieles grasas y muy sensibles. Por el contrario, para quienes tengan piel seca y rugosa convendrá tomar Berberis aquifolium.

Antimonium crudum, por su parte, es utilizado para el tratamiento del acné acompañado de picor y sensaciones de quemazón, especialmente en el caso de personas que tengan una alimentación no equilibrada (exceso de alcohol y de carbohidratos) y que padezcan problemas gastrointestinales y emocionales. Arsenicum Iodatum, por último, calma también los picores causados por el acné, pero está más bien indicado para las personas de tipo apático, muy delgadas y de naturaleza ansiosa y nerviosa.

El tratamiento de la rosácea

Hay muchos productos homeopáticos disponibles que permiten tratar la rosácea. Psorinum, por ejemplo, permite no sólo combatir la aparición de las espinillas sino también los picores y la transpiración abundante provocadas por el exceso de sebo. Asimismo, Sanguinaria canadensis 9 CH a razón de 5 gránulos por día también lucha eficazmente contra la rosácea, pero además se adapta especialmente a las mujeres que sufren de trastornos hormonales antes de la menstruación o la menopausia, y que presenten fundamentalmente reglas escasas y una mala circulación sanguínea. Es posible completar el tratamiento recurriendo a Carbo animalis 5 CH, a razón de 5 gránulos por día.

Para las pacientes que sufran de acné durante los períodos de fatiga y de estrés, Sabina, adaptado específicamente a los hipocondríacos, es el medicamento más apropiado. Pero Sulfuro es también un remedio eficaz para tratar el acné crónico, y está especialmente indicado para las personas propensas a los problemas gastrointestinales y a las constipaciones. Para el mismo uso puede usarse Beladonna, adaptado particularmente a las personas de naturaleza turbulenta, con la piel seca y caliente.

Tratar los puntos negros y las cicatrices con la homeopatía

Tanto para el acné juvenil como para la rosácea, a fin de reducir los puntos negros, el remedio apropiado es Selenio metallicum 9 CH. Habrá que tomar 5 gránulos por día en asociación con  Eugenia jambosa 5 CH (misma dosis) para eliminar los puntos negros. Por otra parte, será necesario tomar Kalium bromatum 7 CH, a razón de dos gránulos por día, si los comedones se infectan, produciendo ardor y escozor. En este caso, también puede resultar necesario tomar 5 gránulos de Sulfur iodatum 15 CH por día para reducir la inflamación.

El acné también deja cicatrices que pueden ser tratadas por homeopatía. Para ello hay que tomar Antimonium tartaricum 9 CH y Graphites 15 CH, a razón de dos gránulos por día. El primero es adecuado para tratar las pequeñas cicatrices mientras que el segundo atenúa las grandes cicatrices hinchadas. Asociados a Calendula (15 gotas a diluir en un cuarto de vaso de agua), estos dos productos permiten recuperar una piel sana y brillante.

Cuándo consultar a un médico

La homeopatía es eficaz para tratar el acné; sin embargo, en algunos casos, consultar a un médico resulta necesario. En efecto, si el paciente sufre de acné quístico o presenta cicatrices de acné importantes, recurrir al profesional de la salud indispensable. Lo mismo sucede en los casos en los que el problema cause complejos psicológicos, una situación que afecta principalmente a los jóvenes.

Tratamientos asociados con el acné

  • Asterias Rubens
  • Antimonium Tartaricum
  • Arnica Montana
  • Belladonna
  • Berberis Aquifolium
  • Calendula
  • Carbo Animalis
  • Eugenia Jambosa
  • Graphite
  • Kalium Bromatum
  • Lachesis Mutus
  • Ledum Palustre
  • Psorinum
  • Sabina
  • Sanguinaria Canadensis
  • Selenium Metallicum
  • Sulfur
  • Sulfur Iodatum
  • Thuya Occidentalis 
Publicidad
Copyright © 2011 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.