Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Publicidad

Alergia

Tratar la alergia con la homeopatía

La alergia, una respuesta negativa del organismo a ciertos materiales físicos o químicos, se manifiesta de diferentes maneras. Afortunadamente, la homeopatía puede aliviar el mal con los remedios apropiados.

La alergia es una reacción desagradable del organismo de algunas personas como consecuencia del contacto con su cuerpo con una sustancia alergénica determinada. La reacción alérgica se declara generalmente en lugares concretos del cuerpo: sobre la piel, a nivel de los ojos, en las vías respiratorias o en el aparato digestivo. Hay tantos tipos de alergia como lugares donde puede manifestarse. Así, una alergia puede ser benigna o muy grave según la persona y la zona en que se manifieste. Se distinguen 7 formas principales de alergias: las alergias alimentarias, la urticaria, el eccema alérgico, el asma alérgico, la rinitis alérgica, la alergia al veneno de insectos y la reacción anafiláctica. Los síntomas son diferentes para cada una de estas formas. Se puede ser alérgico a un alimento, a un tejido, a una sustancia química, etc.

Los síntomas

Un individuo alérgico puede ver aparecer sobre su piel placas y/o sentir un intenso escozor. A veces se observa incluso edema a nivel de los ojos y/o en la boca. En cuanto a la urticaria, se manifiesta por erupciones efímeras sobre la piel, acompañadas también de picores y/o de sensaciones de irritación. Con respecta al eccema que se manifiesta también en la piel, se trata de un enrojecimiento seguido por la aparición de escamas de piel seca que pueden dar escozor.

El asma alérgico se manifiesta de forma intermitente a través de silbidos al respirar, dolores a nivel del tórax y una tos grave. La rinitis alérgica, por su parte, se hace sentir a la vez a nivel de los ojos y de la nariz. Los ojos arden y se ponen rojos, la nariz pican y moquea y se siente una tensión a nivel de los senos paranasales.

La alergia al veneno de insectos, por su lado, se evidencia inmediatamente después de la picadura: aparecerán erupciones en la piel con una sensación de dolor, y una hinchazón en el lugar de la picadura. La alergia al veneno puede estar acompañada, en el peor de los casos, por una reacción anafiláctica. En este último caso, la garganta se cierra, es difícil respirar, el pulso sube a niveles anormales, uno se pone pálido y hasta puede perderse la conciencia. Es la alergia más peligrosa, ya que puede ser mortal.

Los tratamientos homeopáticos

La homeopatía no solo permite prevenir una reacción alérgica sino también calmar eficazmente una crisis de alergia. En el primer caso, el tratamiento prepara el organismo a tolerar la sustancia que cause la alergia. En cuanto al segundo caso, se trata de restablecer las deficiencias inmunológicas del cuerpo con el fin de detener la crisis. El tratamiento homeopático preventivo debe iniciarse varios meses antes del eventual contacto con la sustancia alergénica. Por ejemplo, si se trata de una alergia al polen, se puede empezar a tomar una dosis semanal de Pollens 30 CH, dos o tres meses antes del período de polinización. Existen otras soluciones homeopáticas para las alergias a la polinización, como por ejemplo Sabadilla 9 o 15 CH en asociación con Allium cepa o Euphrasia Officinalis.

Para resolver las crisis de alergia que ya estén en marcha, la base de todo tratamiento homeopático consiste en tomar sistemáticamente 5 gránulos de polen 15 CH, 5 gránulos de Apis mellifica 9 CH, y 5 gránulos de Poumon histamine 15 CH mañana y tarde. En segundo lugar, es necesario incorporar al tratamiento productos homeopáticos relacionados específicamente con los síntomas de la crisis. Por ejemplo, una pomada Homeoplasmine o Cicaderma permite mitigar cualquier irritación cutánea debida a un resfriado. Para tratar el catarro agudo hay que tomar 5 gránulos de Arsenicum álbum 9 CH cada 4 horas, y espaciar  las tomas en función de la mejoría observada.

Cuándo consultar a un médico

En caso de trastornos alérgicos, la consulta al médico se hace imperativa si las manifestaciones constituyen un obstáculo para el trabajo diario del paciente. Lo mismo ocurre si no se observa rápidamente una mejoría tras el tratamiento aplicado. Así, cuando los trastornos se extienden por varios días o hasta semanas es necesario ir a ver a un profesional. Se aconseja incluso que sea el médico el que establezca la receta para el tratamiento homeopático de la alergia.

Tratamientos y patologías asociados a la alergia

Tratamientos asociados

·Poumon Histamine

Patologías asociadas

·Asma

·Eccema

·Rinitis

·Urticaria

Importante La homeopatía permite contrarrestar cualquier tipo de alergia.  En efecto, con el tratamiento homeopático adecuado se puede evitar la aparición de reacciones alérgicas. Si la crisis ya se ha manifestado, la homeopatía también permite calmarla.

Artículos populares
Copyright © 2011 - 2014 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.