Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Publicidad

Cervicalgia

Cómo aliviar la cervicalgia con la homeopatía

La cervicalgia es causada por un movimiento en falso alrededor de las primeras siete vértebras de la columna vertebral. Para aliviar el dolor, se puede recurrir a la homeopatía.

La cervicalgia designa un dolor situado a nivel de la columna vertebral, más concretamente en la parte superior de ésta, entre la base del cráneo y el raquis. Los factores responsables de la cervicalgia son numerosos, e incluyen ansiedad, exceso de actividad física, mala postura, un accidente, artritis cervical, etc. Existen varios remedios homeopáticos para tratar la cervicalgia.

Síntomas de la cervicalgia

En general, la cervicalgia se manifiesta a través de dolores que obstaculizan los movimientos de la cabeza y se propaga posteriormente hacia los hombros. En la mayoría del tiempo, el dolor va acompañado de  migraña, mareos y un gran cansancio. En caso de accidente o de choque brutal a nivel de la nuca, puede suceder que el paciente constate anomalías a nivel de la vista o de la audición. Además, puede llegar a tener difícultades para dormir o controlar sus emociones.

La forma de cervicalgia más conocida es la tortícolis, que comienza en general durante la noche y de forma brutal y se produce a raíz de una mala posición o un movimiento brusco durante el sueño. La tortícolis se presenta en forma de contractura muscular del cuello y se manifiesta en forma de dolor relativamente agudo y de una incapacidad de efectuar algunos movimientos como la flexión o la rotación del cuello.

Tratamiento de la cervicalgia en función de los síntomas

La cervicalgia debe tratarse en función de sus síntomas. Si el dolor se siente más bien a nivel de los músculos de la cervical, el paciente podrá tomar el medicamento homeopático Actea Racemosa en una dilución de 5 CH a 9 CH. Pero si el dolor es seguido de una inflamación y se manifiesta por la noche y por la mañana al despertar, hay que tomar Rhus Toxicodendron 5 CH a 15 CH tres veces al día. Por otra parte, en el caso de que el dolor aparezca con la llegada de las reglas, será necesario tomar este remedio a razón de tres dosis al día. Bryonia 4 CH a 5 CH será además recomendable para tratar dolores cervicales causados por una lesión artrósica.

El medicamento homeopático Agaricus 4 a 5 CH es administrado al paciente que sienta un entumecimiento la mañana al despertar, acompañado de una torpeza a nivel de las manos. Si el frío no mejora su estado, deberá triplicar la dosis diaria.

Si la persona sufre de una cervicalgia agravada por las situaciones dolorosas, deberá tomar una dosis de Ignatia Amara 9 CH a 16 CH todas las mañanas. Si el paciente sufre en cambio contracturas y espasmos, el remedio Magnesia Phosphorica 9 CH a 15 CH es el tratamiento necesario. Es aconsejable triplicar la dosis diaria si el dolor cervical se extiende hacia la cara y la mitad dorsal de la columna vertebral.

Tres tomas diarias de Arnica 5 CH a 15 CH constituirán el tratamiento homeopático adecuado para las agujetas y las magulladuras que afecten los músculos. Pero si la cervicalgia es el resultado de un accidente, el tratamiento debe consistir en el medicamento homeopático Natrum Sulfuricum 15 CH a 30 CH.

Cuándo consultar a un médico

La cervicalgia puede ser tratada fácil y rápidamente aplicando los remedios homeopáticos adecuados. En cambio, en caso de cervicalgia aguda o crónica conviene consultar a un médico.

Tratamientos y patologías asociados a la cervicalgia

Tratamientos asociados?

  • Actaea Racemosa
  • Ignatia Amara
  • Lachnantes Tinctoria

Pathologies associées

  • Torticolis

Importante En función de los síntomas, varios remedios homeopáticos pueden ser prescritos para tratar la cervicalgia.  Sin embargo, es conveniente buscar la opinión de un médico si no se está seguro sobre el origen del dolor.

Artículos populares
Copyright © 2011 - 2014 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.