Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Articles recentes
Publicidad

Cólico hepático

Cómo aliviar el cólico hepático con homeopatía

El cólico o crisis hepática es una consecuencia de los cálculos biliares. Benigno o agudo, siempre se lo puede tratar con homeopatía.

El cólico hepático es una consecuencia de los cálculos biliares. También llamados “piedras en el hígado”, estos cálculos son causados por una obstrucción de la vesícula biliar. Existen dos tipos de cálculos biliares. Los del primer tipo, los más frecuentes, se deben a aglomeraciones de colesterol biliar, miden de 0,5 a 2 mm de diámetro y son translúcidos. En cuanto a los segundos, que son de color negro, que normalmente son llamados cálculos pigmentarios, están constituidos por una mezcla de sales biliares y bilirrubina.

Los síntomas del cólico hepático

Los cálculos biliares no se reabsorben. A veces, al empezar a salir de la vesícula biliar se bloquean en el conducto colédoco y provocan una crisis de hígado o cólico hepático. Esta última se manifiesta principalmente por un dolor profundo localizado en el alto del abdomen y bajo las costas, que puede durar mucho tiempo o volver intermitentemente. Si la crisis no se detiene después de 90 minutos, puede causar una colecistitis aguda.

El tratamiento de los cólicos hepáticos benignos

Para aliviar el cólico hepático moderado, utilizar al mismo tiempo Berberis Vulgaris 5 CH, Magnesia phos 9 CH y Calcarea Carbonicum 5 CH. Estos remedios homeopáticos deben ser tomados en alternancia, a razón de 3 gránulos a cada cuarto de hora. Si las crisis son repetitivas, completar el tratamiento con Sepia biliar 7 CH y Cholesterinum 7 CH. La dosis adecuada será de 5 gránulos de cada remedio, a administrar al paciente una vez por día. En cambio, si el dolor es intenso pero desaparece repentinamente, hay que chupar 3 gránulos de Magnesia Phos a 6 CH y tres gránulos a 7 CH, todas las horas. Por último, si es muy fuerte y se agrava a causa de una gran emoción, hay que tomar todas las horas 3 gránulos de Chamomilla vulgaris 9 CH y colocar sobre la zona adolorida una cataplasma caliente.

El tratamiento de los cólicos hepáticos que provoquen colecistitis aguda

Es posible que la colecistitis aguda provoque ictericia y requiera hospitalización, y esta complicación del cólico hepático puede incluso ser mortal. Por ello, debe tratarse rápidamente diluyendo 5 gránulos de Prunus vulgaris 5 CH, Licopodios 7 CH, Calcarea Carbonica 7 CH, Belladona 7 CH, Arnica 5 CH, Oimum Canum 5 CH y Pareira brava 5 CH en un vaso de agua. A continuación hay que agitar bien la mezcla y tomar una cucharadilla de café cada quince minutos.

Cuándo consultar a un médico

Si el paciente ha efectuado un tratamiento homeopático pero su estado no ha mejorado pese a haber respetado las dosis prescritas, se aconseja que vaya al médico. Pero si su enfermedad está empeorando y se acompaña de vómitos, escalofríos y fiebre, aunque aún no haya tomado remedios homeopáticos hay que llevarlo de urgencia a un médico, que será en este caso el único que podrá determinar el tratamiento más adaptado.

Tratamientos y patologías asociados al cólico hepático

Tratamientos asociados?

  • Berberis Vulgaris
  • Calcarea Carbonica Ostrearum
  • Chamomilla Vulgaris
  • Chelidonium Majus
  • Colocynthis
  • Magnesia Phosphorica
  • Ricinus Communis

Patologías asociadas

  • Cólico
  • Cólico nefrítico

Importante La homeopatía permite no sólo aliviar el cólico hepático, sino también evitar nuevas crisis.

Publicidad
Copyright © 2011 - 2014 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.