Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Publicidad

Estrés

Cómo calmar el estrés con la homeopatía

Frente a la vida agitada, el estrés y trastornos asociados tales como dolores musculares, dolores de cabeza e irritabilidad son frecuentes. Sin embargo, gracias a la homeopatía, estos cambios de carácter pueden ser mitigados. 

El estrés, un síndrome general de adaptación, es una de las reacciones del organismo sometido a presiones medioambientales. Esta patología, muy corriente en el mundo actual, se manifiesta a través de un conjunto de síntomas que comienza en el cerebro, con la activación de la producción de hidrocortisona. En efecto, las glándulas suprarrenales comienzan por producir cortisol que actúa, a su vez sobre la corteza cerebral y el hipocampo. Estas dos zonas del cerebro son primordiales: la primera, la corteza cerebral, es el centro donde se produzca el estrés (inmovilización, ataque, fuga, etc. ), mientras que el segundo, el hipocampo, es el centro que actúa contra este estímulo estresante y garantiza así tanto su regulación. Ahora bien, si la producción de hidrocortisona es demasiado fuerte, el estímulo estresante producido no puede ser regulado por el hipocampo que se encuentra saturado, causando que el estrés invada el cerebro. La amígdala, la corteza prefrontal, el hipocampo y la corteza cingulada anterior se ven así afectadas, lo que hace produce la aparición de reacciones nerviosas y sensibilidades emocionales.

Las manifestaciones del estrés

El estrés se manifiesta en forma diferente según las personas, pero generalmente se pueden clasificar los síntomas de esta enfermedad en cuatro grupos bien diferentes: los síntomas físicos, los síntomas mentales, los síntomas emocionales y los síntomas comportamentales. Los síntomas físicos, más corrientes, consisten en fatiga, insomnio, falta de apetito, cefalea, tensiones musculares, falta de aliento y vértigo. Los síntomas mentales, por su lado, incluyen dudas en la toma de decisiones, reducción de la capacidad de memorización y falta de atención y concentración, que generan la multiplicación de los errores.

De todas formas, los signos de estrés más visibles para el entorno son los síntomas emocionales y comportamentales. En efecto, con respecto al plano emocional, las personas con estrés son fácilmente irritables, carecen de confianza en sí mismas, están preocupadas y ansiosas por naturaleza y/o taciturnas y carecen de libido. Además, están desorganizadas, se ausentan frecuentemente, son pesimistas, tienden a aislarse y presentan tanto dificultades relacionales como comportamientos compulsivos como el consumo abusivo de tabaco, alcohol, drogas, chocolate, industria azucarera, cafeína, etc.

Tratamiento del estrés permanente

Con la homeopatía, el tratamiento eficaz se determinará en función de origen del estrés. Así, para los que presenten un ritmo de vida sostenido y trastornos digestivos asociados, la toma de Argentum nitricum es la más adecuada. Para aquellos de naturaleza nerviosa que se enojen fácilmente, estén a menudo cansados y sean hiperactivos, Phosphorus es el remedio más apropiado. Sepia, por su parte, está más adaptado a las personas pefeccionistas y con un sentido del deber muy agudo que tengan tendencia a angustiarse. Ambra Grisea también es eficaz para abordar el estrés provocado por la inseguridad. Para los que viven en un entorno con mucha presión y están sujetos a numerosas contrariedades, Ignatia es el remedio homeopático más adecuado.

Tratamiento del estrés pasajero

El estrés no está vinculado únicamente al ritmo de vida y el medio ambiente, ya que también puede aparecer como consecuencia de acontecimientos o situaciones excepcionales, por ejemplo la víspera de exámenes o debido a un (pérdida de un ser querido, divorcio, etc). La homeopatía es ideal para tratar esos estrés pasajeros, a menudo molestos. Contra las angustias en los exámenes, por ejemplo, Beta Sempervirens es el remedio más adecuado. Contra el estrés ocasionados por shock emocional, Arnica montana es el remedio más eficaz. Por último, para los que deben hacer frente a una situación difícil como hablar en público, por ejemplo, Ambra Grisea o tres tomas de dos gránulos de  Staphysagria 9 CH por día pueden serles útiles para superar su estrés y su timidez.

Tratamientos y patologías asociados al estrés

Tratamientos asociados?

  • Ambra Grisea
  • Argentum Nitricum
  • Arnica Montana
  • Gelsemium Sempervirens
  • Ignatia Amara
  • Phosphorus
  • Staphysagria

Patologías asociadas

  • Angustia
  • Ansiedad
  • Astenia
  • Cefalea
  • Esfuerzo físico
  • Migraña
  • Sobreesfuerzo
  • Trastornos de conducta

Importante Los tratamientos homeopáticos son excelentes para reducir el estrés.  En efecto, actúan sobre el origen de la enfermedad, y cada tratamiento puede ser adaptado a cada tipo de estrés y personalidad. Tal es el caso de « Gelsemium sempervirens », que atenúa la angustia, y también de « Phosphorus » que atenúa el nerviosismo.

Artículos populares
Copyright © 2011 - 2014 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.