Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Publicidad

Hiperuricemia

Cómo atenuar la hiperuricemia con la homeopatía

La hiperuricemia, que puede manifestarse a cualquier edad, es una fuente de malestar significativo para las personas que la sufren. Optando por los remedios homeopáticos adecuados es posible tratar la enfermedad y aliviar el dolor asociado.

La hiperuricemia es una enfermedad debida a un alto contenido en ácido úrico en la sangre (la concentración de esta sustancia en la sangre se encuentra en un nivel superior a la tasa normal). Muy a menudo, esta enfermedad es el resultado de un gran consumo de carne grasa, alcohol y charcutería. La fuerte concentración de ácido úrico en sangre está asociada frecuentemente a enfermedades articulares, en particular la gota.

Los síntomas de la hiperuricemia

Manifestación corriente de la hiperuricemia, la gota figura entre las causas primarias y más conocidas de la enfermedad. Cabe señalar que la gota, aunque puede no tener síntomas durante varios años, requiere ser tratada con el fin de evitar posibles complicaciones. Las primeras manifestaciones pueden consisitir en una hinchazón acompañadas de dolor agudo y enrojecimiento a nivel de la articulación del dedo gordo del pie. Por otra parte, se ha observado que las crisis de gota tienden a repetirse cada año en el mismo período.

Tratamientos homeopáticos recomendados

En caso de crisis clásica de gota, se recomienda tomar Urtica 5 CH, Apis mellifica7 CH, Ledum Palustre4 CH, Belladonna7 CH y Colchicum  5 CH para aliviar el dolor. En el caso de que el paciente sufra deTendinitis, se recomienda asociar al tratamiento 3 gránulos de Guaïacum o de Benzoïcum acidum. Si la hiperuricemia es debida a un exceso alimentario, hay que tomarSulfur 5 CH dos veces al día. Sepia 5 CH es el remedio indicado en caso de que la paciente sea mujer. Lycopodium 5 CH también está indicado en el tratamiento de la hiperuricemia. Para ser eficaz, este remedio debe asociarse a Colchicum 15 CH, que permite evitar la reincidencia. En el caso de la gota crónica, es decir una hiperuricemia casi permanente, es necesario adoptar tres gránulos de Arnica 5 CH por la mañana, 3 gránulos de Ranunculus 5 CH al mediodía y 3 gránulos de Colchicum 5 CH por la noche. Para lograr un mejor restablecimiento, el tratamiento puede estar asociado a una dosis deNux vomica9 CH a tomar todos los domingos por la noche.

Cuándo consultar a un médico

Si se observa que las crisis de gota son cada vez más frecuentes y van acompañadas de dolor importante, una consulta médica se impone. En efecto, esto significa que la organización de la persona no llega a la erradicación del ácido úrico en exceso, a pesar de la administración de los medicamentos homeopáticos. Es necesario consultar a un especialista si el paciente tiene menos de 30 años para detectar una posible anomalía genética.

Tratamientos y patologías asociados a la hiperuricemia

Tratamientos asociados?

  • Benzoicum Acidum
  • Berberis Vulgaris
  • Calcarea Carbonica Ostrearum
  • Lycopodium Clavatum
  • Sulfur

ImportanteLa hiperuricemia, que se manifiesta generalmente por crisis de gota, es una enfermedad que los medicamentos homeopáticos adecuados pueden tratar. Administrados desde los primeros síntomas, estos remedios pueden curar rápidamente al paciente, sobre todo si se adopta al mismo tiempo un régimen alimentario sin demasiadas materias grasas.

Artículos populares
Copyright © 2011 - 2014 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.