Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Articles recentes
Publicidad

Rinitis

Cómo aliviar la rinitis alérgica y la rinitis infecciosa con la homeopatía

La rinitis es una inflamación de la mucosa de la cavidad nasal que puede ser de origen alérgico o infeccioso. Para tratar es posible utilizar algunos remedios homeopáticos que permiten aliviar los síntomas asociados con la infección o la alergia.

La rinitis, que puede ser provocada por diversos factores, es una enfermedad inflamatoria aguda o crónica que afecta principalmente a la mucosa de las fosas nasales. Según los casos, la rinitis puede ser causada por alérgenos, es decir sustancias capaces de provocar en el organismo de reacciones alérgicas, o por agentes patógenos tales como un virus o una bacteria. Es interesante saber que la rinitis alérgica es una enfermedad en general mucho más extendida que la rinitis infecciosa. A veces estacional, lamentablemente muy a menudo es persistente, perturbando entonces de manera considerable la vida de todos las que la padecen. También conocida como de fiebre del heno o polinosis, la rinitis alérgica estacional se manifiesta esencialmente bajo la influencia del polen, y más especialmente de las gramíneas.

La rinitis alérgica persistente resulta por su lado algo diferente, ya que puede atribuirse a un cierto número de agentes alérgicos tales como el polvo, los pelos de animales, los ácaros o incluso la contaminación. Si se califica esta forma de rinitis de persistente es porque, contrariamente a la rinitis estacional, no se manifiesta en un período específico del año sino más bien a cada vez que el organismo se enfrenta al alérgeno al que es sensible. En suma, por razones que la medicina conoce todavía relativamente mal, el organismo de las personas inclinadas a las alergias desarrolla en un momento determinado hipersensibilidad frente a una sustancia exterior normalmente benigna. Una vez la hipersensibilidad adquirida, la alergia se traduce en una reacción inmediata como la rinitis desde que el paciente se encuentre en presencia de la sustancia a la que se ha desarrollado una intolerancia.

Aunque la rinitis alérgica sea a priori benigna, parecería que a largo plazo puede favorecer la aparición de enfermedades respiratorias más graves, como el asma. Así pues, es por lo tanto claramente preferible no descuidar los síntomas y tratarlos de manera apropiada, sobre todo cuando los pacientes afectados son niños pequeños. En la medicina tradicional, las rinitis alérgicas son la mayoría del tiempo tratadas con la ayuda de antihistamínicos y sustancias descongestivas. Las rinitis infecciosas que, recordemos, ocurren como resultado de ataques virales y bacterianos, son por su lado objeto de tratamientos para eliminar el agente patógeno responsable de la enfermedad.

Si la homeopatía no pretende en absoluto curar la rinitis, permite sin embargo atenuar los síntomas y aportar un alivio significativo a los que la padecen. Libre de efectos secundarios, resulta además mucho más suave que los tratamientos convencionales que a veces pueden provocar  somnolencia y otros efectos adversos. Además, algunas investigaciones efectuadas en los remedios homeopáticos específicas han establecido que las sustancias estudiadas podrían favorecer una desensibilización en sujetos alérgicos, es decir una disminución de la sensibilidad de su organismo respecto a los agentes alérgicos en cuestión.

Síntomas

Cuando la inflamación se manifiesta, va acompañada siempre de una congestión nasal más o menos importante, de Estornudos repetidos y de secreciones nasales frecuentemente acuosas. En algunas formas de rinitis alérgica, estos síntomas pueden estar asociados a las sensaciones de ardor en las fosas nasales, así como de prurito a nivel del paladar y de un lagrimeo a veces muy importante. Si es persistente, la rinitis alérgica puede, por otra parte, producir dificultades de concentración en los pacientes afectados. La rinitis infecciosa se caracteriza por su lado principalmente por Estornudos frecuentes acompañados de secreciones nasales acuosas. A este síntoma puede también sumarse una sensación de obstrucción nasal, así como de  dolor óseo maxilar y frontal. Además, es importante saber que, en algunos casos, la rinitis infecciosa puede conducir a una sinusitis.

Tratamiento de la rinitis alérgica estacional o persistente

Para mitigar la hinchazón de la Mucosa de las fosas nasales y la sensación de incomodidad vinculada a la comercialización, convendrá tomar 5 gránulos de Apis mellifica 15 CH así como 5 gránulos de Arsenicum álbum 9 CH tres veces al día desde la aparición de los primeros estornudos y secreciones.

Si la congestión nasal y las secreciones se acompañan de escozor a nivel del paladar, habrá que tomar 5 gránulos de Sabadilla 15 CH tres veces al día, desde el comienzo de la crisis. En el caso de que el prurito esté vinculado a escozor a nivel de oídos, habrá que tomar más bien 5 gránulos de Arundo donax 5 CH tres veces al día, desde la aparición de los primeros síntomas.
En caso de rinitis alérgica estacional, será posible tomar 5 gránulos de Histaminum 9 CH o 5 gránulos de  Poumon Histamine 9 CH dos veces al día, desde el comienzo de la temporada en que la alergia suela manifestarse. En algunos casos, también será posible tomar 5 gránulos de Pollens  30 CH por día mientras dure la estación propicia a la reacción alérgica. Sin embargo, es preferible en estas circunstancias dejar que sea el médico quien establezca el tratamiento y la posología apropiados en función de los síntomas.

Algunas veces, según los trastornos a los que están asociadas, las rinitis alérgica estacionales o persistentes deben ser tratadas de manera más específica con la ayuda de remedios tales como Allium cepa, Ambrosia  artemisiaefolia,  Kalium iodatumo Naphtalitum.

Cómo limitar las recaídas de la rinitis alérgica

Es necesario saber que es extremadamente difícil curar de manera definitiva las rinitis alérgica estacionales y persistentes una vez que se manifiesten. Sin embargo, gracias a la homeopatía, es pese a todo posible reducir significativamente la intensidad de los síntomas que provoca, así como la recaída. En consecuencia, los remedios preventivos convenientes son a menudo medicamentos tales como  Lachesis Mutus, Lycopodium clavatum,  Natrum muriaticum, Nux vomica,  Psorinum,  Pulsatilla, Sulfur, Sulfur iodatum o Tuberculinum. Pero, una vez más, es importante no olvidar que corresponde al profesional establecer el tratamiento más apropiado en función de los síntomas y de la frecuencia de aparición de la enfermedad.

Tratamiento de la rinitis infecciosa con una secreción nasal acuosa

En caso de secreción nasal acuosa, convendrá tomar 5 gránulos de Allium cepa 9 CH todas las horas si la rinitis va acompañada de lagrimeo y de una sensación de hormigueo a nivel de los ojos. Una vez los síntomas atenuados, las dosis podrán entonces reducirse hasta que una mejora total se haga sentir.

Si la secreción está asociada a una congestión nasal, será más adecuado tomar 5 gránulos de Ammonium muriaticum 5 CH cada hora, hasta que la obstrucción disminuya progresivamente. Si la secreción produce ardor, convendrá tomar entonces 5 gránulos de Arsenicum album 9 CH todas las horas o 5 gránulos de Kalium iodatum 9 CH si el dolor es perceptible en los huesos maxilares y frontales. En lo que respecta estos tres remedios, es necesario saber que las tomas también deberán reducirse a medida que los síntomas se Atenúen.

Tratamiento de la rinitis infecciosa con una secreción nasal purulenta

En caso de rinitis infecciosa con secreción nasal purulenta, habrá que tomar 5 gránulos de  Kalium bichromicum 9 CH tres veces al día hasta que la secreción esté disminuyendo paulatinamente, así como una dosis de Hepar sulfuris calcareum 30 CH durante cuatro días. Una vez los síntomas se hayan atenuado, las tomas de Kalium bichromicum deberán ser menos frecuentes.

Asimismo, cabe señalar que en algunos casos los remedios tales como Ammonium carbonicum, Aralia racemosa, Arsenicum iodatum,  Badiaga, Magnesia muriatica o  Sambucus nigra pueden ser recomendados. Sin embargo, una vez más habrá que dejar al médico decidir el tratamiento más adecuado en función de diferentes criterios que le permitan establecer su diagnóstico.

Cómo prevenir las recaídas de la rinitis infecciosa

En lo que se refiere al tratamiento preventivo de la rinitis infecciosa, los remedios más adecuados en este caso son en general similares a los que se recomiendan para la prevención de la rinitis alérgica. En consecuencia, los remedios preventivos convenientes son a menudo medicamentos tales como  Lachesis Mutus, Lycopodium clavatum,  Natrum muriaticum, Nux vomica,  Psorinum,  Pulsatilla, Sulfur, Sulfur iodatum o Tuberculinum.

Cuándo consultar a un médico

Si la rinitis es debida a agentes patógenos y está acompañada de secreción nasal, será necesario consultar a un médico sin demora para que éste pueda poner en marcha un tratamiento adecuado. Además, es importante saber que, en caso de rinitis infecciosa, la homeopatía sólo se utilizará como complemento del tratamiento alopático prescrito.

Si la rinitis es de origen alérgico, será preferible consultar a un médico desde la primera recaída para que éste pueda determinar cuáles son los agentes responsables de la reacción alérgica. Además, convendrá igualmente ver a un profesional si los síntomas asociados con la patología son difícilmente soportables o generan numerosos trastornos.

Por último, se recomienda encarecidamente consultar a un médico con la mayor brevedad posible si el paciente afectado es muy joven (lactantes, niños de menos de dos años, niños en general) de modo a evitar todo riesgo de trastorno respiratorio y limitar la aparición futura de enfermedades graves, como el asma.

Tratamientos y patologías asociados a la rinitis

Tratamientos asociados?

  • Allium Cepa
  • Ambrosia Artemisiaefolia
  • Ammonium Carbonicum
  • Ammonium Muriaticum
  • Apis Mellifica
  • Aralia Racemosa
  • Arsenicum Album
  • Arsenicum Iodatum
  • Arundo Donax
  • Aurum Muriaticum
  • Badiaga
  • Calcarea Sulfurica
  • Hepar Sulfuris Calcareum
  • Histaminum
  • Kalium Bichromicum
  • Kalium Iodatum
  • Lachesis Mutus
  • Lycopodium Clavatum
  • Magnesia Muriatica
  • Mercurius Solubilis
  • Naphtalinum
  • Natrum Muriaticum
  • Nux Vomica
  • Pollens
  • Poumon Histamine
  • Psorinum
  • Pulsatilla
  • Ranunculus Bulbosus
  • Sabadilla
  • Sambucus Nigra
  • Sanguinaria Canadensis
  • Sticta Pulmonaria
  • Sulfur
  • Sulfur Iodatum
  • Tuberculinum

Patologías asociadas

  • Asma
  • Prurito
  • Rinoconjuntivitis
  • Sinusitis

Importante Para tratar algunas formas de rinitis alérgica, la medicina tradicional preconiza tratamientos de desensibilización que apunten a disminuir la reacción alérgica que aumenten la tolerancia del organismo frente a los alérgenos.  Algunas investigaciones indican que es posible obtener resultados similares gracias a la homeopatía. 

Publicidad
Copyright © 2011 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.