Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Publicidad

Sarampión

Tratamiento del sarampión con la homeopatía

Enfermedad endémica, extremadamente peligrosa y contagiosa, el sarampión es causado por el virus del sarampión. Afortunadamente, sus síntomas pueden mitigarse con la homeopatía.

Todavía presente en los países en vías de desarrollo, el sarampión figura entre las principales causas de mortalidad infantil. En efecto, mata a cerca de un millón de niños cada año en todo el mundo. Esta enfermedad contagiosa debida al morbilivirus (familia Paramyxoviridae) es especialmente peligrosa en África, así como en algunos países pobres de América y de Asia. La malnutrición de los niños de menos de tres años, el paludismo y otras afecciones asociadas favorecen su aparición y su desarrollo. El sarampión se transmite de varias maneras, a saber por las secreciones nasales, por vía aérea, por el contacto cercano e incluso por la utilización de objetos contaminados. Puede producir diarrea, ceguera e incluso complicaciones neurológicas y respiratorias. A veces, incluso si está curada, esta enfermedad deja d´importantes secuelas como la sordera y algunos trastornos psíquicos.

Los síntomas del sarampión

El período de incubación de sarampión se sitúa entre 10 y 12 días. La enfermedad comienza con una invasión prodrómica que produce fiebre de unos 40° acompañada de rinorrea, diarrea y una inflamación de la conjuntiva. Esta última causa un fuerte dolor a nivel del ojo. El niño con sarampión también puede sufrir de dolor a nivel del abdomen, de tos seca y volverse lloroso. Casi 8 días después de la fase de invasión prodrómica, manchas rojas aparecen primero sobre la cabeza , para abarcar después poco a poco todo el cuerpo. Se dice entonces que la enfermedad está en su tercera fase.

Los tratamientos homeopáticos del sarampión

Desde la aparición de tos seca, conjuntivitis y sobre todo fiebre, es conveniente recurrir a Sulfur 30 CH para impedir que la enfermedad se agrave. En caso de rinorrea y tos ruidosa, se recomienda más bien recurrir a Aconitum Napellus. En cambio, convendrá administrar al niño enfermo de gránulos de Beta Sempervirens si sufre de fiebre elevada acompañada de un catarro, no tiene sed y experimenta dificultades para moverse. De manera general, se recomienda tomar 1 dosis de Morbillinum 30 CH al comienzo de la enfermedad seguida de 1 dosis diez días más tarde, acompañada de 5 gránulos de Belladonna 9 CH y 5 gránulos de Euphrasia Officinalis cada dos horas, a fin de frenar la evolución de la enfermedad. Por último, es posible concluir el tratamiento con 1 dosis de Pulsatilla 30 CH una semana más tarde.

Cuándo consultar a un médico

El sarampión es una enfermedad infantil mortal y por esta razón, desde la aparición de los primeros síntomas, se aconseja ir de urgencia al hospital o al menos consultar a un médico . En efecto, sólo este profesional de la salud estará en condiciones de diagnosticar la enfermedad y prescribir los remedios más adaptados. Hay que saber que en este caso la automedicación está fuertemente desaconsejada. El paciente deberá seguir el tratamiento preconizado lo antes posible y mantenerse siempre bajo supervisión médica.

Tratamientos y patologías asociados al sarampión

Tratamientos asociados?

  • Aconitum Napellus
  • Belladonna
  • Euphrasia Officinalis
  • Gelsemium Sempervirens
  • Morbillinum
  • Pulsatilla
  • Sulfur

Patologías asociadas

  • Diarrea
  • Fiebre
  • Tos

Importante Los medicamentos homeopáticos para tratar el sarampión son eficaces para prevenir las complicaciones neurológicas y respiratorias, la sordera y los trastornos psíquicos.  

Artículos populares
Copyright © 2011 - 2014 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.