Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Publicidad

Trastornos de la alimentación

Tratamiento de los trastornos del apetito con la homeopatía

Los trastornos del apetito son comunes entre los niños y adolescentes. Es el médico quien prescribirá el tratamiento homeopático más adecuado a cada caso.

Los trastornos del apetito pueden tener varias causas: alimentos de mala calidad y poco atractivos, inadaptación del niño al gusto de un nuevo alimento, mala presentación de la alimentación, etc. En el caso de que no se llegue a mejorar la situación solucionando estos problemas, hay que buscar un médico, ya que sólo el puede buscar las causas, que pueden ser de origen metabólico o orgánico.

Presentación de la patología

El trastorno del apetito es un falta o un exceso de apetito. Un niño que presente trastornos de la alimentación y que coma poco presenterá una curva de peso “quebrada”. Es necesario consultar al médico si la curva de peso del niño no es armoniosa sino que presenta un quiebre. Esta fractura representa una anomalía de origen biológico o un acontecimiento específico en la vida del niño y Corresponde a un trastorno cuya causa puede ser detectada por un doctor.

Los trastornos de la alimentación pueden proceder de trastornos como una infección crónica a nivel de la esfera ORL, una diabetes o problemas gastrointestinales. También pueden manifestarse por un exceso en el consumo de alimentos: el niño come de manera excesiva y a menudo tiene hambre. Este hambre pasa a ser más intenso cuando está ansioso. En ese caso sufre crisis de bulimia, ingurgitando una gran cantidad de alimentos.

Síntomas de los trastornos de la alimentación

Es sobre todo a partir de 1 año que el niño puede presentar trastornos de la alimentación. En efecto, se vuelve más selectivo y la cantidad de alimentos ingerida disminuye de forma significativa. El trastorno se manifiesta entonces por una desaceleración del aumento de peso. También se observa que el niño pierde poco a poco sus curvas, ya que gasta más energía al hacerse más activo.

Un niño que presente un trastorno del apetito está débil, se cansa fácilmente y sus ojos brillan. Presenta un crecimiento lento y sus pies transpiran de manera permanente. Puede también presentar síntomas de una carencia alimentaria como una delgadez extrema acompañada de un vientre hinchado y de una gran cabeza. En algunos casos, el niño sufre de estreñimiento crónico con dificultades de digestión.

Los trastornos del apetito pueden provocar la desnutrición, que es consecuencia del desequilibrio alimentario y se manifiesta por un déficit de proteínas, grasas, carbohidratos y vitaminas. La desnutrición tiene repercusiones sobre las funciones vitales y aumenta el riesgo de contagio de enfermedades graves. Por último, las crisis de bulimia pueden provocar un importante Sobrepeso, incluso en niños. En este caso, el paciente puede presentar obesidad.

Tratamientos homeopáticos

Generalmente, para tratar con homeopatía los trastornos del apetito, los remedios de alta dilución (de 9 a 15 h) son administrados semanalmente, y el tratamiento se prescribe en función de los síntomas. Si el niño presenta Trastornos digestivos con estreñimiento y una disminución del apetito, y si además se observa una tendencia a la anorexia y una atracción por el chocolate, el azúcar y los alimentos feculentos, se pueden abordar estos trastornos con Lycopodium. Si el niño está raquítico y se fatiga muy rápidamente, presenta un crecimiento muy lento y su cuerpo es muy delgado, Silicea es el remedio más adecuado para tratar esos trastornos y restablecer el apetito. A veces el niño no carece de apetito pero prefiere los alimentos salados. También puede suceder que la parte superior del cuerpo adelgace y el paciente esté a menudo constipado con heces deshidratadas. Se prescribe Natrum muriaticum en ambos casos para restablecer el equilibrio metabólico.

En caso de que los trastornos del apetito se manifiesten en forma de bulimia, o si el niño presenta un cuerpo delgado pero es hiperactivo, o bien si está siempre ansioso y esta ansiedad se ve agravada por el hambre y la inactividad, tomar Iodum permitirá aliviar estos síntomas. A veces, el niño es muy voraz y prefiere los alimentos salados y ahumados en detrimento de ensaladas y verduras, pero también puede ser Anoréxica. Calcarea phosphorica es el remedio a administrar en este caso.

Tratamientos y patologías asociados a los trastornos de la alimentación

Tratamientos asociados?

Importante Se puede calmar la bulimia tomando cada domingo una dosis de Antimonium crudum 9 Ch. Por otra parte, es posible aliviar el hambre nerviosa provocada por la ansiedad con Ignatia 7 Ch a razón de 5 gránulos 3 veces al día.

Artículos populares
Copyright © 2011 - 2014 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.