Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Articles recentes
Publicidad

Trastornos de la lactancia

Cómo aliviar los trastornos de la lactancia con la homeopatía

La lactancia materna puede verse perturbada por dolores mamarios, una secreción insuficiente de leche o un flujo de leche después del destete. Estos trastornos pueden aliviarse con medicamentos homeopáticos.

Según la opinión de los médicos y los organismos nacionales e internacionales de salud pública, la lactancia materna es la mejor manera de alimentar un bebé de su nacimiento hasta su sexto mes. Este modo de alimentación se aconseja en todo el mundo en razón de sus beneficios para el bebé. En efecto, la leche materna es rica en proteína, minerales y lípidos. Asimismo, protege contra la diabetes y las  alergias alimentarias y reduce las infecciones gastrointestinales, promoviendo al mismo tiempo el desarrollo psicomotor del niño. Por otra parte, la lactancia materna ofrece muchas ventajas a la madre, ya que le permite, por ejemplo perder algunos kilos de a poco. Además, la lactancia desempeña un papel protector contra el cáncer uterino y de mama. Por último, la lactancia materna no requiere un gran presupuesto. Sin embargo, muchas mujeres enfrentan problemas durante la fase de lactancia y después del destete. Se trata, en efecto de trastornos debidos a algunas anomalías en el funcionamiento del sistema de hormonas y en la succión. También puede tratarse de la producción y la emisión de leche muchos meses después del destete.

Los síntomas de trastornos de la lactancia

varios fenómenos revelan trastornos de la lactancia materna. En primer lugar, los dolores mamarios se deben a una inflamación de la glándula mamaria, cuya función es de segregar la leche, que constituye la alimentación del bebé durante la fase de lactancia. Cuando las glándulas mamarias están irritadas, la mujer que amamanta siente dolor tan pronto como el bebé comienza a chupar. Cabe señalar que los dolores mamarios son debidos también a pequeñas heridas llamadas también grietas, que aparecen en la superficie de los pezones. Además, el periodo de lactancia del bebé puede ser perturbado por una secreción insuficiente de leche. Este fenómeno puede ir acompañada de una  diarrea o de vivos escozores en el conjunto de las partes genitales externas de la mujer que amamanta. Ésta también puede sentir un gran cansancio seguido de una gran sudoración que ocurre durante la noche. La insuficiencia de la producción de leche puede ir acompañada de trastornos estomacales y de hemorragia a nivel de las encías. Por último, los trastornos de la lactancia pueden ocurrir después del destete. En efecto, la leche sigue saliendo en algunas mamás fuera del período habitual de lactancia, lo que se denomina galactorrea. La persistencia de la secreción de leche va acompañada de una hinchazón de las mamas.

Los tratamientos en función de los síntomas

los remedios homeopáticos para aliviar los trastornos de la lactancia materna están en venta en el mercado. En caso de dolor mamario y de calor en las mamas, hinchados y dolorosos, 3 gránulos de Bryonia 9 CH por día permitirán aliviar los males. Phytolacca, otro medicamento homeopático, es aconsejable en los casos de grandes dolores. Además, si líneas finas y rojizas aparecen en la superficie de las mamas y éstas están particularmente calientes, Belladona 9 CH debe tomarse a razón de 3 gránulos por la mañana, a las 12.00 horas y por la tarde, durante 3 días consecutivos. Por el contrario, para tratar las mamas agrietadas, es preciso secar los pezones con ayuda de una gasa embebida de Castor equi 6. Un gránulo de Grafitos 5 CH 2 veces al día constituye también un tratamiento eficaz contra las grietas. En lo que respecta a la secreción insuficiente de leche, 3 remedios homeopáticos están indicados según los signos clínicos. Para favorecer la secreción de leche, hay que asociar los gránulos de Agnus Castus 5 CH con gotas de Racinus communis D3. Para calmar el escozor a nivel de la Vulva hay que tratarse con Urtica Urens 5 CH. La orina lechosa, el sangrado de la Encía, las transpiraciones durante la noche y por la mañana y la boca seca acompañando a la secreción de leche fuera de la abstinencia serán tratados gracias a dosis de Phosphoris acid. En cuanto a la galactorrea, será detenida tomando ricinus 15CH a razón de una o dos dosis cada 48 horas. Una o dos dosis de Pulsatilla 15CH permiten detener la secreción de leche. En caso de sentir dolor a nivel de los Senos durante este período, es aconsejable tomar  Lago Caninum 5 CH para aliviarlo.

Cuándo consultar a un médico

es importante recordar que la automedicación en caso de disturbios de la lactancia es peligrosa para la madre pero sobre todo para el bebé, tanto más cuanto los principios activos de medicamentos utilizados durante este período se encuentran en la leche materna. Así, ante la aparición de los primeros dolores mamarios es imprescindible consultar a su médico. Después de haber detectado exactamente la enfermedad, el homeópata prescribirá los remedios adecuados. Subrayemos que los tratamientos homeopáticos son cada vez más aconsejados porque no tienen ninguna contraindicación.

Tratamientos y patologías asociados a los trastornos de la lactancia

Tratamientos asociados?

Apis Mellifica

Bryonia Alba

Graphites

Lac Caninum

Nitricum Acidum

Phytolacca Decandra

Pulsatilla

Ricinus Communis

Patologías asociadas

Parto

Embarazo

Importante Los medicamentos homeopáticos están recomendados en el tratamiento de los disturbios de la lactancia porque permiten aliviar con pequeñas dosis de medicamentos a base de componentes naturales que no contaminan de manera alguna la leche materna.

Publicidad
Copyright © 2011 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.