Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Articles recentes
Publicidad

Actaea Racemosa

Aliviar los trastornos ginecológicos con Actaea Racemosa

Bien conocido por sus propiedades contra la dismenorrea, Actaea racemosa es un remedio homeopático muy apreciado en la ginecología. Sin embrago, es muy importante tener en cuenta que las indicaciones y las dosis prescritas para su uso deben ser respetadas.

Actaea Racemosa o Cimicífuga racemosa es una planta originaria de América del Norte que florece en el mes de julio. La planta puede alcanzar 2 m de alto y sus raíces secas se utilizan en homeopatía. Actaea Racemosa se vende bajo diferentes formas en el mercado, pero la más apreciada es en forma de gránulos. Este remedio es eficaz para tratar muchas enfermedades, incluidos los trastornos ginecológicos, traumatológicos y  de conducta. Entre otras cosas, la sustancia de efecto de estrógeno contenida en Actaea Racemosa explica sus muchas virtudes en ginecología.

Indicaciones en ginecología

Desde su descubrimiento, Actaea Racemosa fue utilizada por los amerindios para facilitar el parto, así como para mitigar los problemas patológicos relacionados con la menstruación. Los síndromes premenstruales como la pesadez a nivel de la pelvis y los dolores mamarios pueden ser aliviados con este medicamento. También podrán ser tratados disturbios durante la menstruación, en particular la abundancia o la irregularidad de la salida de la sangre.

Asimismo, este medicamento se recomienda a partir de la aparición de los dolores de cabeza llamados migrañas catameniales, que se producen durante las reglas o bien en la menopausia. Gracias a Actaea Racemosa, los trastornos que acompañan el estado de gestación pueden ser reducidos, así como las contracciones aisladas al final del período de embarazo. Actaea Racemosa puede también ayudar a la parturienta a preparar su parto a raíz de las tomas regulares algunas semanas antes el parto y durante las contracciones uterinas.

Indicaciones en reumatología

Actaea Racemosa es un remedio recomendado para muchos casos de trauma. Entre otras cosas, actuará de manera notable sobre los nervios ciáticos, y más concretamente los del lado izquierdo, de la espalda hacia la pierna. La tortícolis y la tendinitis de los músculos del talón de Aquiles también pueden ser tratados con esta planta. En efecto, Actaea Racemosa reduce los dolores causados por el ejercicio intenso, y los músculos se sienten menos dolorosos. Por último, esta planta también se utiliza en reumatología, especialmente para tratar dolores causados por las enfermedades reumáticas de la espalda y las cervicales, así como las neuralgias.

Trastornos de conducta

Además de en traumatología y ginecología, Actaea Racemosa se utiliza igualmente para el tratamiento de las alteraciones del comportamiento. Este medicamento ayuda al paciente a tener una mayor sensación de realidad y a tomar decisiones más fácilmente. Además, este remedio homeopático es eficaz contra el insomnio, la claustrofobia y la depresión.

Dosis en caso de trastornos menstruales

Actaea Racemosa es un remedio a ingerir fuera de las comidas y en la ausencia de sustancias estimulantes o tóxicas, por ejemplo el café o el tabaco. Por otra parte, se trata de un medicamento que pueden tomar las mujeres embarazadas o que estén amamantando. En lo que respecta a los trastornos relativos a la menstruación, es preciso adoptar 5 gránulos de Actaea Racemosa 15 CH cada mañana y cada tarde durante la regla. Si los problemas se presentan entre dos períodos, la dosis recomendada es de 5 gránulos de Actaea Racemosa 9 CH cada mañana y cada tarde durante el período que va del séptimo día del ciclo al decimoquinto.

Contra los dolores de cabeza y musculares, 5 gránulos de Actaea Racemosa 9 CH en cada crisis constituyen la dosis adecuada. Para regular el trabajo durante el parto, se recomienda tomar 5 gránulos d´Actaea Racemosa 9 CH así como 5 gránulos de Caulophyllum thalictroides 9 CH dos veces al día, una semana antes del plazo. Por otro lado, Actaea Racemosa puede combinarse con una dosis semanal de Beta Sempervirens, 4 semanas antes del parto.

Dosis en caso de enfermedades reumáticas

En caso de tortícolis, habrá que tomar 5 gránulos de Actaea Racemosa 9 CH cuatro veces al día, hasta la desaparición total de dolor. Para aliviar una neuralgia cervicobraquial, se recomienda tomar 5 gránulos de Actaea Racemosa 9 CH tantas veces como necesaria hasta que el dolor se atenúe. En lo que respecta a la tendinitis del talón de Aquiles, hay que tomar 5 gránulos de Actaea Racemosa 7 a 9 CH tres veces al día durante 15 días. Por último, en caso de dolor en las cervicales es aconsejable tomar 5 gránulos de Actaea Racemosa 5 CH desde la aparición de la inflamación.

Dosis recomendada en caso de trastornos de conducta

Para aliviar los problemas de humor y el insomnio, la dosis aconsejada es de 5 gránulos de Actaea Racemosa 15 CH antes de irse a dormir.

Tratamientos y patologías asociados a Aconitum Napellus

Tratamientos asociados?

  • Bovista Gigantea
  • Caulophyllum Thalictroides
  • Folliculinum
  • Gelsemium Sempervirens
  • Ignatia Amara
  • Lac Caninum
  • Lachnantes Tinctoria
  • Magnesia Carbonica
  • Spigelia Anthelmia

Patologías asociadas

  • Parto
  • Dolor en las cervicales
  • Cefalea
  • Dismenorrea
  • Insomnio
  • Neuralgia
  • Síndrome intermenstrual
  • Síndrome premenstrual
  • Tortícolis

Importante Actaea Racemosa es un medicamento ginecológico de calidad. En efecto, es conveniente para las reglas difíciles, los embarazos y los trastornos de la menopausia. Sin embargo, sus esferas de acción no se limitan a estos puntos ya que este remedio homeopático está adaptado a las personas que padecen problemas musculares y óseos

Publicidad
Copyright © 2011 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.