Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Publicidad

Alumina

Cómo aliviar los trastornos gastroenterológicos, dermatológicos y oftalmológicos con Alumina

Alumina es un remedio homeopático prescrito para luchar contra muchas enfermedades gastrointestinales, dermatológicas y oftalmológicas.

Alumina es un remedio homeopático que permite esencialmente luchar contra las patologías gastroenterológicas, los trastornos dermatológicos y algunos problemas oftalmológicos. Es importante respetar las dosis prescritas por el profesional sanitario para que la eficacia del tratamiento sea óptima.

Presentación del remedio

Alumina es un remedio homeopático preparado a partir de la alúmina u óxido de aluminio. Esta sustancia química fue aislada a partir del alumbre por el químico alemán Andreas Sigismund Marggraf en 1754. Hay que señalar que algunas rocas contienen alúmina en estado natural; es el caso de la bauxita, que es objeto de explotación industrial para obtener aluminio. La alúmina se presenta en varias formas: gránulos, dosis, gotas, ampollas bebibles, trituraciones (polvo para uso oral) y supositorios. Las formas más comunes y más utilizadas son los gránulos y las dosis, que están compuestos esencialmente de sacarosa y de lactosa. Las gotas y las ampollas bebibles son fórmulas hidroalcohólicas. Las trituraciones están hechas a base de lactosa únicamente (además del principio activo de cada medicamento, por supuesto).

Principales indicaciones en gastoenterología

Alumina se prescribe principalmente a las personas que sientan una fatiga extrema y a los individuos sedentarios obligados a sentarse con bastante frecuencia o a permanecer inmóviles. También es muy usado en gastoenterología para tratar el estreñimiento por inercia rectal, cuando el paciente debe hacer mucho esfuerzo para evacuar una pequeña cantidad de heces. Asimismo, se prescribe en caso de fisura anal asociada al estreñimiento.

Principales indicaciones en dermatología

Alumina también sirve para tratar algunos trastornos dermatológicos como el eczema liquenizado asociado a un desecación de la piel, una sensación de tensión y una erupción similar a la clara de huevo seca o a la tela de araña. Además, ayuda a luchar contra el liquen plano, pero debe ser utilizado en el marco de un tratamiento de fondo.

Principales indicaciones en oftalmología

En oftalmología, Alumina está preconizado en caso de queratoconjuntivitis seca  o de intolerancia a las lentes de contacto. El terapeuta podrá prescribir este producto en caso de vértigo, desorientación, confusión mental o pérdida de coordinación motriz.

Posología recomendada en caso de patologías gastroenterológicas

En caso de estreñimiento por inercia rectal, conviene tomar 5 gránulos de Alumina 5 CH mañana y tarde durante 2 meses. En caso de fisura anal, se recomienda tomar 5 gránulos de Alumina 5 CH tres veces al día en espera de consultar a un especialista.

Posología recomendada en caso de problemas dermatológicos

En caso de eccema liquenizado, es aconsejable hacer una cura de Alumina 9 CH durante 3 meses tomando 5 gránulos por día. En caso de liquen plano, habrá que consultar a un especialista para que éste pueda determinar la dosis más indicada y la duración del tratamiento.

Posología recomendada en caso de trastornos oftalmológicos

En caso de queratoconjuntivitis seca habrá que tomar 5 gránulos de Alumina 9 CH mañana y tarde durante 6 meses.

Tratamientos y patologías asociados a Alumina

Tratamientos asociados?

  • Arsenicum Iodatum
  • Belladonna
  • Bryonia Alba
  • Calcarea Fluorica
  • Condurango
  • Graphites
  • Luesinum
  • Magnesia Carbonica
  • Nitricum Acidum
  • Nux Moschata
  • Ratanhia

Patologías asociadas

  • Estreñimiento
  • Eccema
  • Fisura anal
  • Líquen plano
  • Trastornos de los ojos

Importante Alumina 15 CH también puede ser utilizado en el caso de alteraciones del comportamiento. 

Artículos populares
Copyright © 2011 - 2014 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.