Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Articles recentes
Publicidad

Ipeca

Tratamiento de patologías gastrointestinales y respiratorias con Ipeca

Originaria de Brasil y Costa Rica, la ipecacuana es una planta medicinal que se utiliza en homeopatía para tratar enfermedades gastrointestinales y respiratorias. Descubra aquí cuáles son las principales indicaciones y posologías asociadas a este medicamento.

Planta de la familia de las rubiáceas, la ipeca o ipecacuana es un vegetal de América del Sur famoso por sus numerosas propiedades medicinales. Muy usada en fitoterapia, esta planta se utiliza también en homeopatía para luchar contra las enfermedades gastrointestinales y las infecciones respiratorias acompañadas de mucosidades, náuseas ytosgrasa.

Cultivada por las virtudes curativas que contiene su raíz, la Ipeca tiene principalmente propiedades antinauseosas, antivomitivas, antitusivas y expectorantes cuando se administra a dosis pequeñas. Así, actuará de manera mucho más específica sobre las enfermedades que causen vómitos viscosos, así como una congestión de las vías respiratorias debidas a la presencia de mucosidad.

Gastroenterología

En lo que respecta a las patologías gastrointestinales, Ipeca podrá utilizarse para mitigar las náuseas y vómitos acompañados de secreciones salivares abundantes, así como para combatir las enfermedades diarreicas crónicas o recurrentes. En caso de gastroenteritis no infecciosa, el remedio deberá tomarse de forma regular para disminuir la frecuencia de los vómitos y de la diarrea.

En lo que respecta a la colitis ulcerosa (inflamación crónica del colon generalmente acompañada de diarrea hemorrágica), Ipeca podrá utilizarse si la persona se queja de dolor abdominal intenso y de heces purulentas. Además, el remedio estará particularmente indicado si el paciente no siente necesidad de beber durante toda la duración de los trastornos gastrointestinales.

Neumología

En materia de enfermedades respiratorias, Ipeca está principalmente indicado en caso de bronquitis aguda acompañada de paroxismos de tos y de náuseas. Además, el remedio deberá ser utilizado desde la aparición de los primeros síntomas de la bronquiolitis del lactante y el niño para favorecer la liberación de las vías respiratorias, así como una mejor expectoración. Para aliviar el asma acompañado de tos productiva también será posible recurrir a tomas repetidas de Ipeca. Por último, el recurso puede ser administrado en caso de tos ferina o de tos espasmódica acompañada de asfixia, náuseas y vómitos viscosos.

Ginecología

Ipeca también permite aliviar los síntomas asociados con la menometrorragia, una enfermedad ginecológica responsable de un flujo sanguíneo demasiado abundante durante la menstruación y de hemorragia intermenstrual periódica. Aunque sea imperativa la supervisión de un médico en este caso, Ipeca ayudará a reducir considerablemente la hemorragia atenuando las náuseas que acompañan en general los sangrados.

Dosis recomendadas en casos de trastornos gastroenterológicos

En caso de náuseas acompañadas de secreciones salivales abundantes, habrá que tomar 5 gránulos de Ipeca 7 CH tan frecuentemente como sea necesario. Sin embargo, en caso de vómitos acompañados de mucosidad, será necesario optar por una dosis diferente y tomar 5 gránulos de Ipeca 5 CH cada dos horas hasta que los síntomas se atenúen poco a poco.

Para aliviar las crisis agudas de colitis ulcerosa, será posible tomar 5 gránulos de Ipeca 9 CH tres veces al día en espera de la consulta médica. En lo que se refiere al tratamiento de la diarrea crónica y de la gastroenteritis no infecciosa, habrá que dejar que el médico decida la dosis más adecuada en función de los síntomas.

Dosis recomendadas en casos de enfermedades respiratorios

Para aliviar la bronquitis aguda acompañada de náusea y tos, será posible tomar 5 gránulos de Ipeca 9 CH de cuatro a seis veces al día hasta que los síntomas disminuyan gradualmente. En caso de bronquiolitis, se recomienda administrar al lactante 5 gránulos de Ipeca 7 CH todas las horas a fin de favorecer la liberación de las vías respiratorias y evitar recurrir a antibióticos.

En lo que se refiere al asma, convendrá tomar 5 gránulos de Ipeca 9 CH cada diez minutos durante las crisis acompañadas de tos grasa hasta que se haga evidente una mejora notable. Por último, en caso de tos espasmódica acompañada de vómitos, será necesario tomar 5 gránulos de Ipeca 9 CH tres veces al día durante una semana y media. Si el tratamiento no resulta lo suficientemente eficaz, será posible aumentar las tomas con el fin de obtener un alivio más rápido.

Dosis recomendadas en casos de trastornos ginecológicos

En caso de menometrorragia habrá que tomar 5 gránulos de Ipeca 9 CH cuatro veces por días hasta que el ginecólogo ponga en marcha un tratamiento adecuado. Además, es importante saber que, aunque la homeopatía permite mitigar de manera significativa los síntomas asociados con la hemorragia, la opinión de un profesional resulta sistemáticamente indispensable en este caso.

Tratamientos y patologías asociados a Ipeca

Patologías asociadas

  • Asma
  • Bronquiolitis
  • Bronquitis
  • Tos ferina
  • Diarrea
  • Gastroenteritis
  • Menometrorragia
  • Náuseas
  • Colitis ulcerosa
  • Tos
  • Vómitos

Importante Muy extendida en Brasil, Ipeca es una planta cuya raíz provoca vómitos cuando se la consume en altas dosis.  Administrada a dosis bajas, la planta actúa en cambio como un antiemético y permite aliviar de manera significativa las náuseas y vómitos que pueden aparecer durante trastornos gastrointestinales o respiratorios.  

Publicidad
Copyright © 2011 - 2014 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.