Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Articles recentes
Publicidad

Apis Mellifica

Apis Mellifica, un remedio con numerosas propiedades terapéuticas

Indicado para el tratamiento de varias dolencias, Apis mellifica es uno de los remedios homeopáticos de alcance más amplio. En efecto, se recomienda su uso en el tratamiento de diversas enfermedades.

El nombre científico Apis mellifera o mellifica designa a la abeja productora de miel. Desde hace varios milenios, la abeja se utiliza en diversos ámbitos. Los antiguos egipcios, por ejemplo, trataban varios tipos de patologías mediante Apis mellifica. En efecto, el remedio a base de abejas resulta eficaz en un amplio campo de aplicación. En homeopatía, Apis mellifica se utiliza para aliviar dolores. Este producto también está indicado para tratar el reumatismo, y se usa ampliamente en ORL para tratar la conjuntivitis y la otitis. Apis mellifica se presenta en forma de gránulos, gotas, ampollas bebibles y supositorios.

Modo de tratamiento en ORL

Apis mellifica se utiliza ampliamente en ORL. Este remedio está indicado para tratar otitis importantes observadas en los niños y los adultos, así como la supuración de oídos. Es especialmente eficaz y constituye el principal remedio indicado para tratar varios tipos de infecciones. Desde las primeras manifestaciones de otitis, en el caso de escozor y de presencia de un cuerpo extraño, se recomienda un tratamiento con Apis mellifica. Durante el tratamiento, es obligatorio observar una higiene perfecta. En niños, Apis mellifica es especialmente eficaz para tratar la otitis seromucosa y la de tipo viral.

Principales indicaciones en oftalmología

Apis mellifica está indicado para pacientes que sufran de conjuntivitis ocasionales y crónicas acompañadas de quemosis, un edema inflamatorio. Observe que estos síntomas pueden estar asociados a una deformación del párpado. Apis mellifica también se recomienda en caso de conjuntivitis alérgicas y de tipo viral, así como de conjuntivitis del lactante. En este último caso, es imperativo consultar inmediatamente al médico. Apis mellifica también se receta para el tratamiento de quistes, diferentes formas de chalazión o infección de los párpados. El remedio está en efecto preconizado para varios tipos de infecciones del canal lagrimal. Asimismo, Apis mellifica resulta especialmente eficaz para curar orzuelos. Si la patología se complica, es preciso consultar inmediatamente al médico.

Aplicaciones en ginecología

En ginecología, Apis mellifica se utiliza para el tratamiento de las ovaritis o inflamaciones de ovarios. Generalmente, estos síntomas son debidos a una salpingitis o inflamación de las trompas de Falopio o quistes ováricos. El remedio es especialmente eficaz en caso de dolor de ovarios. Sin embargo, es más juicioso consultar a un especialista, especialmente si la mujer está embarazada y siente dolores a nivel de los ovarios. Según los casos a tratar, la dosis de Apis mellifica puede variar sustancialmente.

Indicaciones en urología

Apis mellifica se indica en urología, especialmente a las personas con dificultades para orinar. Cuando la orina presenta un tonalidad oscura, su frecuencia disminuye y las últimas gotas causan una sensación de ardor, el paciente sufre de uretritis o de cistitis. Debe tenerse en cuenta que la uretritis es el caso más frecuente.

Indicaciones en traumatología y ORL

Apis mellifica es muy eficaz en el tratamiento de dolores causados por diversas afecciones. El paciente agotado y con dolores en el cuerpo que se acentúan al menor contacto debe tomar Apis mellifica. Por otro lado, si el dolor se mezcla con una sensación de picores y el paciente siente que esa picazón se deslocaliza bruscamente, un tratamiento con Apis mellifica resulta indispensable.

Apis mellifica es eficaz contra varios tipos de enfermedades tales como el dolor de garganta y la angina. El paciente con glotis y garganta inflamada y dificultades a deglutir debe tomar Apis mellifica.

Posología recomendada

Independientemente de la patología observada, Apis mellifica no debe asociarse con ningún estimulante ni excitante como el café, el tabaco o la menta. Así, la ingesta del medicamento debe efectuarse fuera de las comidas. Las dosis y gránulos deben dejarse disolver bajo la lengua. Las formulaciones administradas a los lactantes deben diluirse en agua. Si el paciente tiene crisis agudas, es necesario que tome 5 gránulos en una dilución de 9 o 15 CH, con un intervalo de 10 a 15 minutos. Cuando el estado del paciente está mejorando, es preciso espaciar las tomas. En los casos crónicos y subagudos, es necesario administrar 5 gránulos en 9 o 15 CH, a razón de 2 a 4 adoptadas por día.

Tratamientos y patologías asociados a Apis mellifica

Patologías asociadas

  • Lactancia

  • Angina

  • Artritis

  • Ardores

  • Quemosis

  • Conjuntivitis

  • Cistitis

  • Cefalea

  • Eritema solar

  • Fiebre

  • Hidrartrosis

  • Radiodermatitis estival benigna

  • Migraña

  • Edema

  • Paperas

  • Parotiditis

  • Faringitis

  • Picaduras de insectos

  • Prurito

  • Rinitis

  • Herpes zóster

Importante Apis mellifica en glóbulos y granulados está asociado a excipientes con efectos muy perceptibles. Antes de un tratamiento, el paciente debe verificar su nivel de tolerancia a la lactosa y a la sacarosa, que constituyen los principales componentes de la Apis mellifica. 


Publicidad
Copyright © 2011 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.