Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Articles recentes
Publicidad

Arnica Montana

Cómo usar Arnica Montana para traumatismos

Arnica montana es una planta tóxica cuya forma homeopática puede tratar diversas dolencias. Las propiedades de esta planta permiten para preparar los músculos para esfuerzos intensos.

Complementaria a los otros tipos de terapia, la homeopatía se distingue por la explotación de las propiedades del principio activo de algunas plantas, como por ejemplo Arnica Montana. En una cantidad ínfima, la sustancia extraída de Arnica Montana permite curar varias patologías. Arnica Montana se presenta en gránulos, ampollas bebibles, gotas y dosis glóbulos. La tintura madre es diluida en agua y de alcohol para las presentaciones en ampollas y cuentagotas. Una cierta cantidad de sacarosa y de lactosa se añade a los productos en dosis glóbulos y gránulos. Arnica Montana permite reducir el dolor relativo a una picadura de insecto. Con propiedades inmunológicas, Arnica Montana constituye también un remedio para algunos estados infecciosos con adinamia y para los trastornos debidos a la fragilidad de la dermis.

Una planta con propiedades múltiples

Arnica Montana es un remedio homeopático extraído de la planta del mismo nombre, comúnmente llamada “tabaco de montaña”, árnica, estornudadera, flor de tabaco o talpica. Esta planta de propiedades múltiples crece generalmente en las montañas, y requiere un suelo ácido y pobre en elementos nutritivos para desarrollarse. De la familia Asteraceae, esta planta presente un aroma muy especial y se distingue por sus flores amarillas que aparecen entre mayo y agosto. Conocida desde la antigüedad, es una de las plantas más utilizadas en homeopatía. La tintura madre para la elaboración del producto Homeopático se deriva de la planta en entero. Bastante tóxica, Arnica Montana se utiliza en medicina para tratar los trastornos cardíacos y respiratorias.

Arnica Montana en flebología, cardiología y oftalmología

Útil para favorecer la cicatrización, Arnica Montana también está indicada para tratar algunos casos de flebología y de hemorragia. Por ello, muchos especialistas prescriben Arnica Montana para cuidados postoperatorios o para aliviar dolores torácicos o angina de pecho. Esta sustancia actúa sobre la mayoría de los trastornos cardiovasculares producidos por el agotamiento. De todas formas, se recomienda consultar al médico antes de iniciar un tratamiento homeopático. En oftalmología, Arnica Montana está indicada para los casos de retinopatía y degeneración muscular vinculada a la edad.

La posología en traumatología

Arnica Montana forma parte de los remedios más eficaces para tratar distintos tipos de problemas traumatológicos. Dueño de propiedades particulares, este remedio permite aliviar el dolor y limitar los hematomas. Así, se lo prescribe para agujetas, contusiones y dolores musculares provocadas por ejercicios físicos intensos o por perturbaciones psíquicas importantes. Para los diversos trastornos traumatológicos, Arnica Montana está recomendada en una dilución de 9 CH. La posología es de 5 gránulos a dejar disolver bajo la lengua todas las horas. A continuación, las tomas deben espaciarse de acuerdo a la mejora del estado del paciente. Para los deportistas que prevean un esfuerzo física intenso y para los pacientes que deban sufrir una intervención quirúrgica, la toma de Arnica Montana en forma de una dosis glóbulo en una dilución de 9 CH por día durante los 3 días anteriores a la actividad física es aconsejable. El tratamiento debe continuar con la adopción de 5 gránulos en 9 CH todas las horas durante la primera media jornada siguiente a la intervención. Estas tomas pueden mantenerse durante una semana pero deben espaciarse de acuerdo a las mejoras observadas. Para el dolor resultante de un antiguo traumatismo, Arnica Montana diluido a 15 CH está indicado en forma de gránulos. La dosis es de 5 gránulos a tomar mañana y tarde durante 2 meses. Durante los dos meses siguientes, 2 dosis glóbulos de 15 CH deben tomarse cada semana. El tratamiento terminará con la adopción de una dosis de 15 CH por semana durante 2 meses. Para los casos de retinopatía y de degeneración macular asociada a la edad (DMAE), lo adecuado es tomar una dosis glóbulo de Arnica Montana 9 CH por semana. Los pacientes que quieran evitar todo riesgo cardiovascular deben tomar igualmente una dosis de Arnica Montana en 9 CH por semana.
Tratamientos y patologías asociados a « Arnica Montana »

Patologías asociadas

  • Parto

  • Acné

  • Degeneración macular asociada a la edad

  • Equimosis

  • Esfuerzos físicos

  • Fatiga

  • Hemorragia

  • Hemorroides

  • Flebitis

  • Síndrome purpúrico

  • Periflebitis

  • Retinopatía

  • Cuidados pre y post-operatorios

  • Síndrome de burnout

  • Traumatismos

  • Várices

Importante Arnica Montana es un medicamento homeopático indispensable para el tratamiento de diversas afecciones. Es especialmente eficaz para tratar los traumatismos.

Cómo usar Arnica Montana para traumatismos

  1. Cómo usar Arnica Montana para traumatismos

  2. Una planta de propiedades múltiples

  3. Arnica Montana en flebología, cardiología y oftalmología

  4. La posología en traumatología

  5. Tratamientos y patologías asociadas

Arnica montana es una planta tóxica cuya forma homeopática puede tratar diversas dolencias. Las propiedades de esta planta permiten para preparar los músculos para esfuerzos intensos.

Complementaria a los otros tipos de terapia, la homeopatía se distingue por la explotación de las propiedades del principio activo de algunas plantas, como por ejemplo Arnica Montana. En una cantidad ínfima, la sustancia extraída de Arnica Montana permite curar varias patologías. Arnica Montana se presenta en gránulos, ampollas bebibles, gotas y dosis glóbulos. La tintura madre es diluida en agua y de alcohol para las presentaciones en ampollas y cuentagotas. Una cierta cantidad de sacarosa y de lactosa se añade a los productos en dosis glóbulos y gránulos. Arnica Montana permite reducir el dolor relativo a una picadura de insecto. Con propiedades inmunológicas, Arnica Montana constituye también un remedio para algunos estados infecciosos con adinamia y para los trastornos debidos a la fragilidad de la dermis.

Una planta con propiedades múltiples

Arnica Montana es un remedio homeopático extraído de la planta del mismo nombre, comúnmente llamada “tabaco de montaña”, árnica, estornudadera, flor de tabaco o talpica. Esta planta de propiedades múltiples crece generalmente en las montañas, y requiere un suelo ácido y pobre en elementos nutritivos para desarrollarse. De la familia Asteraceae, esta planta presente un aroma muy especial y se distingue por sus flores amarillas que aparecen entre mayo y agosto. Conocida desde la antigüedad, es una de las plantas más utilizadas en homeopatía. La tintura madre para la elaboración del producto Homeopático se deriva de la planta en entero. Bastante tóxica, Arnica Montana se utiliza en medicina para tratar los trastornos cardíacos y respiratorias.

Arnica Montana en flebología, cardiología y oftalmología

Útil para favorecer la cicatrización, Arnica Montana también está indicada para tratar algunos casos de flebología y de hemorragia. Por ello, muchos especialistas prescriben Arnica Montana para cuidados postoperatorios o para aliviar dolores torácicos o angina de pecho. Esta sustancia actúa sobre la mayoría de los trastornos cardiovasculares producidos por el agotamiento. De todas formas, se recomienda consultar al médico antes de iniciar un tratamiento homeopático. En oftalmología, Arnica Montana está indicada para los casos de retinopatía y degeneración muscular vinculada a la edad.

La posología en traumatología

Arnica Montana forma parte de los remedios más eficaces para tratar distintos tipos de problemas traumatológicos. Dueño de propiedades particulares, este remedio permite aliviar el dolor y limitar los hematomas. Así, se lo prescribe para agujetas, contusiones y dolores musculares provocadas por ejercicios físicos intensos o por perturbaciones psíquicas importantes. Para los diversos trastornos traumatológicos, Arnica Montana está recomendada en una dilución de 9 CH. La posología es de 5 gránulos a dejar disolver bajo la lengua todas las horas. A continuación, las tomas deben espaciarse de acuerdo a la mejora del estado del paciente. Para los deportistas que prevean un esfuerzo física intenso y para los pacientes que deban sufrir una intervención quirúrgica, la toma de Arnica Montana en forma de una dosis glóbulo en una dilución de 9 CH por día durante los 3 días anteriores a la actividad física es aconsejable. El tratamiento debe continuar con la adopción de 5 gránulos en 9 CH todas las horas durante la primera media jornada siguiente a la intervención. Estas tomas pueden mantenerse durante una semana pero deben espaciarse de acuerdo a las mejoras observadas. Para el dolor resultante de un antiguo traumatismo, Arnica Montana diluido a 15 CH está indicado en forma de gránulos. La dosis es de 5 gránulos a tomar mañana y tarde durante 2 meses. Durante los dos meses siguientes, 2 dosis glóbulos de 15 CH deben tomarse cada semana. El tratamiento terminará con la adopción de una dosis de 15 CH por semana durante 2 meses. Para los casos de retinopatía y de degeneración macular asociada a la edad (DMAE), lo adecuado es tomar una dosis glóbulo de Arnica Montana 9 CH por semana. Los pacientes que quieran evitar todo riesgo cardiovascular deben tomar igualmente una dosis de Arnica Montana en 9 CH por semana.

Tratamientos y patologías asociados a « Arnica Montana »

Patologías asociadas

  • Parto

  • Acné

  • Degeneración macular asociada a la edad

  • Equimosis

  • Esfuerzos físicos

  • Fatiga

  • Hemorragia

  • Hemorroides

  • Flebitis

  • Síndrome purpúrico

  • Periflebitis

  • Retinopatía

  • Cuidados pre y post-operatorios

  • Síndrome de burnout

  • Traumatismos

  • Várices

Importante 

Arnica Montana es un medicamento homeopático indispensable para el tratamiento de diversas afecciones.  Es especialmente eficaz para tratar los traumatismos.


Publicidad
Copyright © 2011 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.