Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Publicidad

Blatta Orientalis

Cómo curar el asma y la bronquiolitis con Blatta Orientalis

Blatta Orientalis es un remedio de origen natural, que no tiene efectos secundarios. Principalmente se lo prescribe para el tratamiento de afecciones respiratorias como el asma y la bronquiolitis.

Blatta Orientalis se utiliza en homeopatía en forma de gránulos que hay que dejar disolver bajo la lengua. El medicamento debe ser tomado fuera de las comidas, y excitantes como el café o el tabaco son a evitar durante el tratamiento. Puede presentarse también bajo otras formas como dosis glóbulos, trituraciones en polvo, gotas o ampollas bebibles y tinturas madres.

Presentación del remedio

Blatta Orientalis es un remedio homeopático que proviene de la especie de cucaracha del mismo nombre (se trata de la cucaracha común). Este insecto se encuentra habitualmente en las cocinas y los lugares insalubres, tales como los cuartos de los trastos. En homeopatía se lo utiliza principalmente para desensibilizar el organismo. El remedio debe administrarse progresivamente en diluciones en función de la velocidad de desaparición de los síntomas.

Principales indicaciones

Blatta Orientalis está indicado para tratar las infecciones respiratorias. Más concretamente, se lo prescribe para tratar el asma con expectoración mucopurulenta, bronquitis crónica y bronquiolitis. Blatta Orientalis tiene una acción más pronunciada en el tratamiento del asma provocado por el polvo y sobre los síntomas agravados por la humedad, pero también permite luchar contra los alérgenos como el polen o los gérmenes patógenos.

Para el tratamiento de las crisis de asma, es aconsejable iniciar el tratamiento con Blatta Orientalis desde la aparición de los primeros síntomas. Si la mejora tarda en manifestarse, es preferible consultar a un médico, que prescribirá un antiinflamatorio y broncodilatadores.

Dosis recomendadas

Para tratar las infecciones pulmonares graves como las crisis de asma o las bronquiolitis, tomar en alternancia 5 gránulos de los remedios siguientes: Blatta Orientalis 5 CH, Antimonium tartaricum 5 CH, Ipeca 5 CH. Las tomas deben espaciarse por una decena de minutos. Este intervalo deberá ser modificado a medida que la mejoría se vaya haciendo perceptible. El tratamiento durará aproximadamente 2 o 3 días.

Para aliviar la bronquiolitis del bebé, hay que darle Blatta Orientalis 7 CH en trituración todas las horas. Para los bebés por debajo de ocho meses, la dosis es de una cucharilla de medida. Por encima de esa edad, puede tomar 3 gránulos a cada ingesta. Si no ocurre ninguna mejora  tras 24 horas, no hay que dudar en consultar a un médico.

Para luchar contra las infecciones pulmonares crónicas, administrar Blatta Orientalis 9 a 15 CH. La dosis es de 5 gránulos a absorber todas las mañanas y tardes durante 90 días. Otro modo de tratamiento de fondo consiste en administrar Blatta Orientalis 7 o 9 CH a razón de una toma diaria. Cuando la mejoría se haga evidente habrá que espaciar las tomas pasando de una vez por semana a una vez por mes, con diluciones superiores de 15 a 30 CH.

Tratamientos y patologías asociados a Blatta Orientalis

Patologías asociadas

  • Asma
  • Bronquiolitis
  • Bronquitis

Importante El homeópata debe prescribir Blatta Orientalis teniendo en cuenta algunos factores externos, en particular las circunstancias de aparición de la enfermedad (shock emocional, fatiga, frío, etc.) o los síntomas asociados (trastornos digestivos, vómitos, etc).

Artículos populares
Copyright © 2011 - 2014 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.