Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Publicidad

Gelsemium sempervirens

Cómo luchar contra los estados gripales y los trastornos neurológicos con Gelsemium Sempervirens

Indicado para el tratamiento de enfermedades infecciosas y trastornos neurológicos, Gelsemium sempervirens es un remedio homeopático que se utiliza para luchar contra la gripe, el pánico escénico y la ansiedad. Descubra las principales indicaciones y dosis asociadas a este medicamento.

Utilizado en homeopatía para luchar contra la gripe, los síndromes gripales y los trastornos neurológicos o nerviosos, Gelsemium Sempervirens es un remedio que se prepara a partir de una planta originaria de México y Estados Unidos. Comúnmente llamada gelsemio o jazmín de Carolina, esta trepadora vivaz de la familia Gelsemiaceae es una planta altamente tóxica que puede ser mortal si se consume en gran cantidad. Para excluir todo riesgo, la sustancia madre obtenida a partir de la raíz es diluida de manera sucesiva hasta que no queden rastros de toxicidad.

Antiguamente recomendada en casos de fiebre, Gelsemium sempervirens es un remedio que se utiliza actualmente en homeopatía para luchar contra la gripe o los síndromes gripales acompañados de escalofríos y temblores. Este medicamento puede también utilizarse para aliviar las parálisis faciales y las congestiones del rostro, o para disminuir los efectos del miedo que algunas personas experimentan antes de tomar la palabra en público. Gelsemium Sempervirens interviene además en el tratamiento de cefalea y  migraña, especialmente cuando se acompañan de trastornos visuales. Por último, también puede resultar muy útil antes del parto si el trabajo se detiene bruscamente a causa de una inercia uterina.

Por regla general, Gelsemium sempervirens conveniente más especialmente a los pacientes que sufren de fatiga muscular, fatiga nerviosa o depresión. También está especialmente indicado para pacientes que prefieran permanecer solos cuando están enfermos, experimenten dificultades para expresarse en público, tengan miedo de rendir exámenes o que experimenten ansiedad frente a una situación futura. Además, es interesante saber que los síntomas que acompañan a las patologías requieren la adopción de Gelsemium sempervirens se agravan considerablemente en primavera, en invierno o cuando el tiempo es húmedo.

Enfermedades infecciosas

En lo que respecta a las enfermedades infecciosas, Gelsemium sempervirens se indica para el tratamiento de la gripe, el dengue y los síndromes gripales acompañados de fiebre, escalofríos, sudor profuso, dolor de cabeza o coriza. Desde la aparición de los primeros síntomas, el individuo afectado puede, por otra parte, experimentar una sensación de entorpecimiento y sopor que lo sumerjan entonces en un gran letargo. Durante la enfermedad, el paciente no sentirá necesidad de beber, a pesar de grandes brotes de fiebre y una sudoración abundante.

Neurología

En términos de trastornos neurológicos, Gelsemium sempervirens se recomienda en caso de cefalea occipital o de migrañas acompañadas de trastornos visuales. Además, este remedio se indica en caso de temblores emocionales o de parálisis facial acompañada de diplopia, un trastorno de la visión debido a una parálisis del nervio oculomotor que se caracteriza por la percepción de dos imágenes de un único objeto (visión doble). Por último, Gelsemium sempervirens podrá también ser utilizado para aliviar las insolaciones acompañadas de una sensación de entorpecimiento.

Trastornos de conducta

En lo que respecta a las alteraciones del comportamiento, Gelsemium sempervirens permitirá aliviar el miedo escénico y luchar contra el insomnio provocado por el temor de un acontecimiento futuro. Por otro lado, también ayudará a combatir la ansiedad si ésta se acompaña de temblores, micciones frecuentes precedidas por un deseo urgente de orinar o de diarrea emocional.

Ginecología

Durante el parto, Gelsemium sempervirens podrá utilizarse para regular y optimizar el trabajo si se comprueba que el útero pierde sus facultades contráctiles. Además, algunos estudios actuales demuestran que este remedio permite reducir la duración del trabajo de parto de manera significativa si se toma desde la pérdida de aguas o la aparición de las primeras contracciones.

Posología recomendada en caso de enfermedades infecciosas

En caso de gripe o de síndrome gripal acompañados de fiebre, escalofríos, sudor profuso, cefalea o coriza, habrá que tomar 5 gránulos de Gelsemium sempervirens 15 CH cada las dos horas. Desde los primeros signos de mejora, la frecuencia de las tomas podrá reducirse progresivamente hasta que la infección finalmente se atenúe y los síntomas desaparezcan. En caso de dengue, se recomienda tomar 5 gránulos de Gelsemium sempervirens 9 CH cuatro veces al día para luchar contra la infección más rápida y eficazmente.

Posología recomendada en caso de trastornos neurológicos

A fin de calmar los temblores de origen emocional causados por un acontecimiento estresante, es aconsejable tomar 1 dosis de Gelsemium sempervirens 15 CH durante la noche que precede al acontecimiento en cuestión. Para una eficacia óptima, la toma deberá ser repetida una hora antes del acontecimiento estresante, lo cual permitirá un mejor manejo de la situación.

En caso de insolación acompañada de una sensación de embrutecimiento, será posible tomar 1 dosis de Gelsemium sempervirens 15 CH desde la aparición de los primeros síntomas seguida de 5 gránulos del mismo medicamento todas las horas. Tan pronto como se compruebe una mejora, convendrá reducir progresivamente la frecuencia de las tomas hasta que los síntomas finalmente desaparezcan.

En caso de parálisis facial, dolor de cabeza occipital o migraña acompañada de trastornos de la visión, será preferible dejar que el médico decida la duración del tratamiento y la posología más adecuada en función de la intensidad de los síntomas.

Posología recomendada en caso de alteraciones del comportamiento

En caso de pánico acompañado de micciones o diarreas frecuentes, se recomienda tomar 5 gránulos de Gelsemium sempervirens 15 CH tres veces al día mientras dure el período de estrés. Para manejar mejor el miedo, también es posible tomar 5 gránulos de Gelsemium sempervirens 15 CH por día durante el mes previo a la fecha temida.

Para mitigar los efectos de la ansiedad, conviene tomar 5 gránulos de Gelsemium sempervirens 15 CH cada vez que sea necesario si la angustia va acompañada de temblores, diarrea o frecuencia urinaria. Si las diarreas son demasiado molestas, será posible tomar 5 gránulos de Gelsemium sempervirens 15 CH todas las horas hasta que la intensidad de los síntomas finalmente se atenúe.

Para favorecer el sueño, será necesario tomar 5 gránulos de Gelsemium sempervirens 7 CH unos minutos antes de acostarse, sabiendo que será perfectamente posible repetir la toma en caso de despertarse a mediados de la noche.

Dosis recomendada en caso de inercia uterina

En caso de inercia uterina, está altamente recomendado buscar la opinión de un obstetra antes de iniciar el tratamiento con auto-medicación. En efecto, el tratamiento homeopático no podrá suplantar al tratamiento alopático preconizado en este tipo de situación, y sólo debe utilizarse para optimizar los resultados.

Tratamientos y patologías asociados a Gelsemium sempervirens

Patologías asociadas

  • Parto
  • Ansiedad
  • Cefalea
  • Dengue
  • Diarrea
  • Gripe
  • Insolación
  • Insomnio
  • Migraña
  • Parálisis facial
  • Pánico escénico
  • Temblores

Importante El gelsemio, jazmín de Carolina o Gelsemium Sempervirens fue utilizado por los aztecas en el marco de sacrificios humanos en determinadas ceremonias religiosas.  A dosis altas, la planta provoca en efecto una parálisis general y la muerte. En dosis infinitesimales, el remedio sirve al contrario para tratar las parálisis faciales y las congestiones del rostro.

Artículos populares
Copyright © 2011 - 2014 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.