Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Publicidad

Hypericum Perforatum

Tratamiento de enfermedades neurológicas, dermatológicas y traumatológicas con Hypericum perforatum

Dotado de múltiples propiedades, Hypericum Perforatum se utiliza en diferentes tratamientos homeopáticos, por ejemplo para la depresión. Las principales indicaciones de este remedio con múltiples virtudes también incluyen traumatología y dermatología.

Hypericum perforatum es un medicamento homeopático preparado a partir de la planta herbácea homónima, también conocida como ipérico, hipérico, hipericón, corazoncillo o hierba de San Juan y dotada de muchas virtudes. El remedio es eficaz para tratar diferentes patologías. En la edad media, el ipérico se consideraba como una planta mágica con propiedades milagrosas que expulsaba los malos espíritus. Por otra parte, luego de numerosas investigaciones que han demostrado sus virtudes, la planta se utiliza en tratamientos homeopáticos debido a las sustancias que contiene. En efecto, Hypericum perforatum se utiliza frecuentemente en la actualidad para solucionar muchos problemas dermatológicos, neurológicos y traumatológicos.

Neurología

El hipérico es un antidepresivo natural que se utiliza principalmente para tratar trastornos neurológicos como falta de ánimo, depresión, cambios de humor y melancolía. En efecto, Hypericum perforatum es un antidepresivo notable. Mientras que los antidepresivos químicos actúan de manera única (regulando la serotonina), Hypericum perforatum, además, actúa sobre la noradrenalina, el ácido gamma-aminobutírico y la dopamina (neurotransmisores).

Traumatología

Hypericum perforatum es igualmente eficaz en los tratamientos traumatológicos. En efecto, ansiedad, mareos, alteraciones del sueño, y cefaleas en casos de víctimas de lesiones cerebrales pueden ser tratadas con Hypericum perforatum. Lo mismo sucede en caso de coccidinia o de la fibromialgia (después de un traumatismo del coxis). Como actúa sobre los neurotransmisores, Hypericum perforatum también se recomienda en los tratamientos de los traumatismos que provoquen dolores nerviosos tales como aplastamiento de las extremidades, lesiones con objetos afilados, extracción de dientes, mordeduras, picaduras, dolores del coxis y cicatriciales, amputación de un miembro, etc.

Dermatología

Hypericum perforatum también se preconiza en el tratamiento de algunas enfermedades dermatológicas. En efecto, la fotosensibilización (problema cutáneo debido a la hipersensibilidad de los tegumentos frente a la radiación solar), la fotodermatitis (hipersensibilidad de la piel frente a la luz), el herpes zóster, el herpes o la leucita pueden ser tratados con Hypericum perforatum. Del mismo modo, el dolor que aparezca luego de erupciones cutáneas puede ser atendido con este tratamiento homeopática. En efecto, Hypericum perforatum posee propiedades antisépticas y cicatrizantes que lo hacen eficaz para curar las quemaduras y las heridas superficiales.

Dosis recomendadas en casos de enfermedades neurológicas

El efecto del Hypericum perforatum sobre los problemas neurológicos es visible luego de entre 10 y 15 días de tratamiento. El remedio debe ser prescrito en una dilución de 30 CH y en una dosis de 5 gránulos a cada toma, a la mañana y a la tarde, y el tratamiento debe ser continuo durante un mes. La ventaja con el tratamiento a base de Hypericum perforatum es que el remedio podrá ser utilizado incluso durante los períodos de lactancia y de embarazo. Sin embargo, la ingesta de tabaco, menta y café es incompatible con este remedio, por lo que debe evitarse.

Dosis recomendadas en casos de enfermedades traumatológicas

En caso de traumatismos agudos como un corte profundo o la extracción de un diente, los dolores pueden calmarse con 5 gránulos de Hypericum perforatum 15 CH, con un intervalo de entre 30 a 60 minutos por toma. Este lapso deberá irse espaciando a lo largo del tratamiento (una semana), de acuerdo a la mejora de la sintomatología. Como tratamiento asociado, también puede utilizarse Arnica Montana para acelerar la curación.

Por el contrario en caso de lesión grave (craneal o quirúrgica), la dilución recomendada de Hypericum perforatum es de 30 CH, a razón de 5 gránulos dos veces por día (mañana y tarde).  Si, además del dolor, el paciente manifiesta depresión, se recomienda tomar Hypericum perforatum en una dilución de entre 4 y 5 CH.

Dosis recomendadas en casos de enfermedades dermatológicas

Para los problemas dermatológicos como el herpes zóster o el herpes, se recomienda tomar Hypericum perforatum 9 CH durante un mes, a razón de 3 a 4 tomas de 5 gránulos por día para mitigar las erupciones. En caso de episodio depresivo, la dilución recomendada de Hypericum perforatum es de 5 CH. Si los granos de herpes persisten y se repiten con demasiada frecuencia, la dilución de Hypericum perforatum recomendada es de 15 CH, con una toma de 5 gránulos por hora.  La misma dilución se recomienda para leucitas, fotosensibilación o fotodermatosis, pero sin sobrepasar las 8 tomas por día (la cantidad de veces ideal está entre 6 y 8). Para una mayor eficacia, Hypericum perforatum puede estar asociado con Muriaticum Acidum.

Tratamientos y patologías asociados a Hypericum Perforatum

Patologías asociadas

  • Cefalea
  • Fibromialgia
  • Herpes
  • Leucita
  • Neuralgia
  • Parestesia
  • Fotosensibilación
  • Atención pre y post-operatoria
  • Traumatismo
  • Herpes Zóster

Importante Hypericum perforatum también puede tratar las enfermedades traumáticos y dermatológicas, que pueden ser fuente de trastornos neurológicos.  Así, este medicamento homeopático actúa en profundidad, por lo que es esencial tenerlo a mano.

Artículos populares
Copyright © 2011 - 2014 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.