Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Articles recentes
Publicidad

Kalmia Latifolia

Tratamiento de síndromes inflamatorios y trastornos dolorosos con Kalmia Latifolia

Kalmia Latifolia es un medicamento prácticamente ineludible debido a su gran eficacia para el tratamiento de muchas enfermedades. Esta medicina homeopática tiene un alcance significativo y diversas propiedades terapéuticas.

Kalmia latifolia es un arbusto con hojas de la familia de las ericáceas. Conocido como Laurel americano o de montaña, se trata de una especie originaria de América del Norte, y se la utiliza para la elaboración de un remedio homeopático de origen vegetal del mismo nombre, Kalmia latifolia. De conformidad con el proceso de preparación de los medicamentos homeopáticos, esta cepa es macerada en alcohol a fin de obtener la tintura madre. Diluida en varias ocasiones, esta tintura madre es igualmente dinamizada a fin de mantener la eficacia terapéutica de este medicamento. Kalmia latifolia, así elaborado, posee propiedades curativas que permiten tratar de muchas enfermedades.

Indicaciones en el tratamiento del dolor

Kalmia latifolia es habitualmente utilizado en homeopatía para tratar las secuelas penosas y difíciles de diversas manifestaciones sintomáticas. En efecto, sus virtudes medicinales atenúan y ponen un límite a doloresdentales, cefaleas y migrañas oftálmicas. Este remedio es igualmente eficaz en presencia de fuertes dolores en los huesos, a lo largo de los nervios y a nivel de algunos órganos o articulaciones. Por ende, es con razón que Kalmia latifolia se prescribe para el tratamiento de enfermedades inflamatorias circunscritas a nivel de los ojos (iritis) o del corazón (miocarditis). Por otro lado, este medicamento también está preconizado en casos de enfermedades reumáticas y neurálgicas, incluso las que son difícilmente soportables. Estos dolores neurálgicos se ven a menudo agravados por el movimiento y la flexión. En suma, los dolores contra los cuales Kalmia latifolia es eficiente son de origen diverso (cardíaco, reumático, etc.), de naturaleza fulgurante y asimilable a hormigueos o desgarros.

Posología para el tratamiento del dolor

Según las diferentes formas de neuralgia de las que se trate, se deben prescribir distintas diluciones de Kalmia latifolia. En 4 CH, la posología es de tres gránulos tres veces al día cuando el dolor es vivo y repentino. En caso de dolores de gran intensidad, como por ejemplo un ataque fulgurante, la posología recomendada es de cinco gránulos tres veces al día, en una dilución de 7 CH. En presencia de un caso de herpes zóster , es conveniente tomar cinco gránulos de Kalmia latifolia 15 CH tres veces al día.

La administración de tres gránulos de Kalmia Latifolia 9 CH tres por día es aconsejable cuando las secuelas del herpes zóster se manifiestan en forma de dolores fulminantes que afectan el trayecto de un nervio. Para el tratamiento de una migraña oftálmica, la dosis es de cinco gránulos de Kalmia Latifolia9 CH todas las horas hasta que no haya más crisis.

Tratamientos y patologías asociados a Kalmia Latifolia

Patologías asociadas

  • Cruralgia
  • Migraña
  • Neuralgia
  • Ciática
  • Herpes Zóster

Importante Kalmia latifolia tiene virtudes terapéuticas tanto a nivel orgánico como psíquico.  Por ello, también se prescribe para tratar los síntomas psicosomáticos como  una ansiedad acompañada de palpitaciones.

Publicidad
Copyright © 2011 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.