Retrouvez-nous
Homéopathie Facebook Homéopathie Twitter
Publicidad

Lachnanthes Tinctoria

Cómo aliviar la tortícolis y la rigidez del cuello con Lachnanthes Tinctoria

Lachnanthes Tinctoria es un remedio frecuentemente utilizado en homeopatía para aliviar a las personas con tortícolis, cervicodinia o rigidez del cuello.

Lachnanthes Tinctoria es un remedio homeopático elaborado a partir de la Lachnanthes caroliniana, originaria de Norteamérica y conocida como “Red root” (raíz roja) debido a sus raíces y rizomas rojos. Se trata de la única especie del género Lachnanthes (Lachnanthes tinctoria es un antiguo nombre científco), posee flores de color amarillo pálido y crece en pantanos. El remedio homeopático Lachnantes eryngii se utiliza principalmente para aliviar la rigidez y los dolores del cuello como la tortícolis y la cervicodinia.

Indicaciones en reumatología

Lachnanthes Tinctoria se prescribe en caso de tortícolis, contracciones cervicales, fiebre o sequedad de la garganta debidas a una rigidez del cuello. El remedio permite atenuar los  calambres a nivel de las pantorrillas, así como dolores violentos a nivel de las rodillas, el brazo, el codo o la espalda. Las personas que tengan una sensación de parálisis de los pies o de los brazos o sensaciones de vértigo pueden, por otra parte, recurrir también a Lachnantes eryngii.

Otras indicaciones

El remedio homeopático Lachnanthes Tinctoria interviene también en el tratamiento de dolores de estómago, náuseas o vómitos a raíz de una comida. El insomnio y los trastornos de conducta caracterizados por el nerviosismo, la excitación, llantos, gritos o agitación podrán igualmente calmarse gracias a este remedio. Por último, los trastornos de la vista (ceguera, vista débil, etc.), dolores o picazón en las orejas y las enfermedades de la nariz como la epistaxis pueden mitigarse tomando Lachnantes eryngii.

Dosis recomendadas en caso de trastornos reumatológicos

Para aliviar la tortícolis, es aconsejable tomar simultáneamente 5 gránulos de Lachnanthes Tinctoria 5 CH, así como 5 gránulos de Actaea Racemosa 9 CH, cuatro veces al día. Las contracturas cervicales, así como la fiebre o la sequedad de la garganta causada por una rigidez del cuello pueden aliviarse tomando 5 gránulos de Lachnanthes Tinctoria 5 CH, tres veces al día. Asimismo, es conveniente administar 5 gránulos de Lachnanthes Tinctoria 5 CH, tres veces al día, para tratar calambres y dolores a nivel de los miembros. Por último, las sensaciones de parálisis y hormigueo podrán ser tratados con una dosis de Lachnanthes Tinctoria 15 CH, una vez por semana.

Otras posologías

Se recomienda tomar 5 gránulos de Lachnanthes Tinctoria 9 CH, tres veces al día, para aliviar el dolor de estómago, las náuseas y vómitos que aparezcan después de las comidas. El insomnio se trata tomando 5 gránulos de Lachnanthes Tinctoria 7 CH, mañana y tarde. En lo que se refiere el tratamiento de los trastornos de conducta, se aconseja tomar una dosis de Lachnanthes Tinctoria 30 CH, dos veces al día.

Tratamientos y patologías asociados a Lachnanthes Tinctoria

Tratamientos asociados?

  • Actaea Racemosa

Patologías asociadas

  • Cervicalgia
  • Tortícolis

Importante Lachnanthes Tinctoria puede utilizarse para tratar a los niños que sufren de enrojecimiento de la piel.  En caso de piel fría, este remedio puede también contribuir al tratamiento.

Artículos populares
Copyright © 2011 - 2014 Homeopatía - Todos los derechos reservados | Menciones legales - Contacto
La patología y la homeopatía son dos campos de la investigación científica que van de la mano. De hecho, la investigación en homeopatía de una enfermedad siempre está acompañada de un estudio patológico de la enfermedad. La patología es el campo científico que estudia las enfermedades, mientras que la homeopatía es un método suave para el tratamiento de enfermedades. El tratamiento homeopático sigue los principios de similitud (Similia similibus curentur o " lo semejante cura lo semejante") y la exhaustividad. No existe un tratamiento universal para una determinada enfermedad, sino que la cura debe adaptarse a cada paciente.